miércoles, julio 20, 2016

SVNT LACRIMAE RERVM

 ¿Cómo interpretar la famosa frase de Virgilio? ¿Es que las cosas, lo inanimado en general, pueden tener capacidad de llorar? No. Somos nosotros los que podemos emocionarnos ante la contemplación de las cosas que suscitan en nosotros viejas emociones  y logran conmovernos  hasta el llanto. La memorable frase de Virgilio se encuentra en la Eneida (I.462) El verso completo dice:
    
Sunt lacrimae rerum et mentem mortalia tangunt
(de las cosas brotan lágrimas y su caducidad nos conmueve el alma)
El recuerdo de las cosas perdidas suscita en nosotros  el deseo de llorar. Deseo que aflora, a veces, ante la contemplación de imágenes que evocan en nosotros viejos recuerdos:

           Y ese árbol roto en el camino blanco
           hace llorar de lástima. (A. Machado)

Lacrimae rerum: Las lágrimas de las cosas sobre las que proyectamos nuestros propios sentimientos y recuerdos:

¡Dime si sabes, vieja amada, dime,
si son mías las lágrimas que vierto! 
            (A. Machado, Soledades,37)

          "Sunt lacrimae rerum", 
querido poeta. Lo que pasa es que las vertemos nosotros. Conmovidos por un infortunio  que nos toca el alma:
et mentem mortalia tangunt.

domingo, julio 03, 2016

MÁS SOBRE EL JUICIO DE PARIS












En la entrada precedente me he referido al célebre juicio de Paris en el que éste actuó como juez en el pleito entablado por las tres diosas, Venus, Juno y Minerva, sobre cuál de las tres era la más hermosa. Para poder apreciar mejor quién de ellas era la más atractiva, Paris exigió que se mostraran desnudas ante él. A esta exhibición hacen referencia los poetas Propercio y Ovidio. El primero dice, comparando a su amada Cynthia con aquellas legendarias bellezas:

Daos por vencidas* ya, diosas, a las que el pastor viera antaño despojarse de sus túnicas en las cumbres del Ida (Prop. II, 2.13)

En cuanto al segundo, en un pasaje de Heroidas (V, 35 ss.) este poeta se refiere a Paris:
          ...aquel día en que Venus, Juno y Minerva (más decente ésta última si hubiera acudido vestida con sus armas habituales) acudieron desnudas a tu juicio.

Ya dijimos que cada una de ellas intentó sobornar al juez. Venus consiguió que Paris la considerase la ganadora, ya que la diosa del amor le prometió, como recompensa, darle el amor de Helena, considerada la mujer más bella de aquellos tiempos.
___  
* El 'pastor', por antonomasia, era Paris. A él se refiere Horacio en sus odas (C. 1.15)
                      

LA HUELLA DE OVIDIO EN LA INSCRIPCIÓN ROMANA DEL PUENTE DE ALCÁNTARA



De la inscripción romana del puente de Alcántara me he ocupado anteriormente en tres ocasiones, en sendos artículos publicados, respectivamente, en las VI Jornadas del Humanismo Extremeño (Real Academia de Extremadura, 2008, pp. 87-96) y en la Revista de Estudios Extremeños, 2.011, (t. LXVII, nº 3, pp. 1.163-1.173) y en el Boletín de la Real Academia de Extremadura de las Letras y de las Artes (t, XIX, pp.277-83) 2.011

Una reciente averiguación fortuita  me obliga a retomar el tema de la referida inscripción y ha sido la circunstancia, inesperada, de haber descubierto la huella de un verso de Ovidio en el segundo verso de la inscripción del puente, que dice:
                    ars  ubi  materiā / vincitur ipsa  suā
En este verso (pentámetro) el autor de la inscripción imita un verso de Ovidio (Her. XVI, 148) El verso ovidiano dice: 
                    et tuă materiā / gloria victă suā est  
Comparando ambos versos (pentámetros ambos) apreciamos las características siguientes:
a) el primer hemistiquio de cada uno de ellos termina con la palabra ‘materia’.
b) el verbo empleado en el segundo hemistiquio del primer ejemplo (‘vincere’) es el mismo que el empleado en el segundo hemistiquio del ejemplo segundo, bien que en distintos tiempos: presente, en el primero, y pretérito perfecto en el segundo. Ambos en voz pasiva.
c) la palabra ‘materia’ es, tanto en el primer ejemplo como en el segundo, complemento agente de los verbos en pasiva.
d) ambos ejemplos plantean la superación, o sobrepujamiento, de una cosa por otra: en el primer ejemplo, el arte está superado por su propio contenido (‘materia’) que es, en este caso, la divinidad de los dioses y del propio César ('Superis et Caesare plenum') . En el segundo ejemplo es la ‘fama’ la que se coteja con la realidad a la que esa ‘fama’ está referida.
Existen, pues, suficientes afinidades entre el verso ovidiano de Heroidas, XVI, 148, y el de la inscripción de Alcántara. Se puede afirmar con toda seguridad, que el autor de la inscripción de Alcántara copió a Ovidio en ese verso concreto. Parece que el autor de la inscripción fue el propio arquitecto que diseñó el puente, Cayo Julio Lácer, o Lacro.
Si es así, en efecto, Lácer ha querido imitar en su inscripción la sutileza de Ovidio, al poner en boca de Paris el elogio de la belleza de Helena.
Paris, como sabemos por la mitología, fue designado como juez que debía dirimir el pleito planteado por las tres diosas (dos de ellas, a saber, Venus y Minerva, hijas de Júpiter y, la otra, Juno, hermana y esposa del mismo). Zeus, Júpiter, se mantuvo neutral, procurando no intervenir en los pleitos familiares.

El objeto del pleito era, en este caso, dirimir cuál de las tres diosas era la más hermosa. Cada una de ellas trató de sobornar al juez con diversas recompensas, si resultaba elegida. Juno le prometió un extenso reino; Minerva le prometió dotarlo de un valor extraordinario; y, por último, Venus le prometió el amor de Helena, esposa de Menelao, rey de Esparta, la más hermosa de las mujeres. Paris optó por este último galardón. O sea, falló a favor de Venus.

Pero, volviendo al asunto principal de este artículo, que no es otro que delatar la huella de Ovidio en el texto de la inscripción de Alcántara, concretamente, en el verso segundo, se pueden destacar las analogías que ya hemos anticipado en los diversos apartados.
El punto principal sobre el que debemos concentrar nuestra atención es determinar qué es lo que se entiende por la palabra ‘materia’ en el texto ovidiano y en el de la inscripción. Al parecer, el vocablo ‘materia’ es susceptible de diversas interpretaciones. En los versos de Alcántara, parece que la palabra alude a las divinidades (incluida la del César Trajano) que tienen como habitáculo el templo, o templete, más bien. El arte se subordina a la presencia de estas divinidades. Dice el primer verso (hexámetro) que ‘el templo en la roca del Tajo está habitado por los dioses y por el César’. *
En cuanto al verso de Heroidas, referenciado, los conceptos que se comparan son los de ‘fama’ y ‘belleza’, referidos a la persona de Helena. Paris opina (y no olvidemos el valor de su criterio, probado en litigios más importantes) que la ‘fama’ (gloria, de Helena)  pese a ser grande, no está a la altura de su ‘belleza’ real. Esto es lo que se expresa en el verso:
                 et tuă materiā  / gloriă victa suā est
       (y tu fama se ve superada por tu presencia real)***

La fama de Helena (‘gloria’) se ve superada cuando la comparamos con la presencia material de la propia interesada.
Se trata, sin duda, de un artificio retórico. Es, más o menos, lo que va ‘de lo vivo a lo pintado’. Sobre todas las ponderaciones que de su belleza se hagan, prima la presencia material de la misma Helena.
Así también la majestuosa presencia de la fábrica, en el puente de Alcántara, prima sobre el arte mismo que se dice haberlo inspirado.

                                                                        


NOTA: El texto del templete, adoptado por la restauración de Isabel II, no corresponde al texto más aceptable para la crítica (especialmente el pentámetro 8º) ILLIC  SE  SOLVVNT, HIC SIBI VOTA LITANT. En la redacción más aceptable (la del llamado Anónimo de Turín) ese octavo pentámetro dice ILLIC SE SOLVIT, DIS NISI VOTA LITANT. A este texto corresponde nuestra traducción.

* El César aquí aludido es el emperador Trajano
** Clicar sobre las imágenes para que la inscripción resulte cómodamente legible
*** Hay un juego adrede sobre la correspondencia de los sustantivos con los adjetivos: 'tua' adjetiva a 'gloria' y 'sua' a 'materia'. Pero la proximidad de 'tua' con 'materia' y de 'gloria' con 'sua' hace pensar en que 'tua' corresponde a 'materia' y 'sua' a 'gloria'. Y no deja de tener sentido que 'gloria' y 'sua' se com-plementen de alguna manera: 'la fama' 'que ellos te atribuyen' ('sua') y la 'presencia material' es la 'tuya'.

miércoles, junio 08, 2016

EPICEDIO EN MEMORIA DE MI MADRE

Vuelvo a reproducir aquí el epicedio (palabra relacionada con epitafio, se refiere a un poema mortuorio) que compuse en recuerdo de mi madre. Está escrito en estrofas asclepiadeas de tipo A (tres asclepiadeos menores y un gliconio) La última estrofa, en vez de concluir en un gliconio, concluye en un ferecracio (tiene una sílaba menos que el gliconio):

O dulcis genetrix, alma parens mea,
quae iam transieris limina Tartari,
hos versus pia nunc accipe, amabilis,
flores quos tibi dedico.

Annus iam volucris transiit octies
ex quo mors tua nos reddidit orphanos,
cum te amisimus, heu, et valediximus,
mater lumine carior.

Lecto iam recubans morteque proxima,
vitae praeteritae dum reminiscere,
vestem sollicite condere quaeritans
sutricis petis forficem.

Etsi post obitum tardior affui 
laturus tibi, heu, oscula postuma,
servasti tepidos corporis halitus
donec basia venerint.

Sic vitae calor haud deseruit tuum
corpus dum veniunt filia filiusque,*
ad Manes abiens laeta viatico
almo dulcis amoris.

TRADUCCIÓN

Oh, dulce progenitora, madre mía nutricia,
que ya atravesaste los umbrales de la muerte,
recibe piadosa y amablemente estos versos,
como flores que te ofrezco.

Volanderos los años pasaron en número de ocho,
desde que tu muerte nos dejó en la orfandad;
cuando te perdimos y te dijimos adiós,
madre más querida que la luz.

Ya en el lecho yacente y cercana la muerte,
recordando tu vida pasada, afanosamente
soñabas acabar un vestido y pedías
que te diéramos las tijeras.

Aunque llegué a tu lecho cuando ya habías muerto,
para llevarte, ay, mis postreros besos,
conservaste el calor de tu cuerpo,
mientras que llegaban esos besos.

Así el calor de la vida no abandonó tu cuerpo, 
en tanto que llegaban tu hija y tu hijo,
partiendo hacia el viaje final, contenta,
con las provisiones del amor más dulce. 
___   
* En la última estrofa se da sinalefa entre el segundo y el tercer verso

sábado, junio 04, 2016

DEL TIEMPO QUE ESTÁ DEMÁS


Glosando en cierta ocasión el profesor Otón Sobrino unos versos de Lucrecio (R.N. 3.904-8) sugirió la posibilidad de entender la expresión 'quod aevi superest' como referida a 'un tiempo que sobra', o que estuviera demás en la vida. El pasaje en cuestión dice:


Tu quidem ut es, leto sopitus, sic eris aevi
quod superest cunctis privatu' doloribus aegris;
at nos horrifico cinefactum te prope busto
insatiabiliter deflevimus aeternumque
nulla dies nobis maerorem e pectore demet.

(Tú, ciertamente, tal como estás dormido en la muerte, así estarás lo que resta de la eternidad. Pero nosotros te hemos llorado inconsolablemente, convertido en ceniza junto a la tumba horrenda y ningún día nos arrancará del pecho el eterno pesar)

Comentando estos versos, el profesor Sobrino, Catedrático de la Complutense, interpretaba la expresión 'quod aevi superest' como sugeridora de la posibilidad de un tiempo "de sobra"; no simplemente de un tiempo 'restante'. En realidad el significado de ese 'superest' no parece referirse a algo más allá de 'lo que resta'. Pero la interpretación puede ir más allá y sugerir que se trata de un tiempo 'que sobra', o que 'estuviera demás', especialmente para el afectado por la pérdida del ser querido, para el doliente.
El "taedium vitae" es una posible secuela, subsiguiente a ciertas pérdidas dolorosas, generadoras de esa vivencia de un tiempo "que sobra", o que 'está demás'. En los casos de los amantes, la muerte de uno de ellos acarrea la muerte del otro, como en los casos, inmortalizados por la literatura, de Hero y Leandro, Píramo y Tisbe o Romeo y Julieta. Ninguno de ellos sobrevive a la muerte de su respectivo amante. El tiempo restante (quod superest) sería, en realidad, un 'tiempo de sobra'.

miércoles, mayo 25, 2016

DE LICENCIATURAS Y DOCTORADOS

 El título de doctor se considera el summum, que es como decir el no va más de una determinada especialización en el conocimiento de una materia cualquiera. La licenciatura es un grado inferior, el título que faculta al interesado para ejercer la docencia en la materia que sea, la licentia docendi en esa materia concreta. Claro que quien ejerce la enseñanza de esa materia concreta, ejerce propiamente como doctor, por cuanto esta palabra significa "el que enseña", el enseñante. Yo, que he sido 'enseñante' durante toda mi vida (académica) no tengo oficialmente el título de doctor. Mis saberes, o conocimientos, se nutren, en buena parte, de la experiencia. A este propósito, he bromeado alguna vez diciendo que yo soy doctor 'doloris causa', como otros lo son 'honoris causa'.
Pude haber obtenido el doctorado hace muchos años. De hecho estuve matriculado, en la Universidad de Extremadura, de los Cursos de Doctorado, durante los bienios 93-95 y 95-97. Pero, por falta de información (no se me asignó ningún tutor que me orientase en este aspecto) no se me acumularon los créditos del primer bienio a los del 2º, por no haberlo solicitado previamente (era preceptivo hacerlo, pero nadie me informó) En resumen, me quedé en licenciado, a secas.
En la Complutense realicé los estudios de licenciatura en la especialidad de Filosofía y obtuve mi titulación. Luego, en la Universidad de Extremadura, leí mi tesina de licenciatura que versó sobre Poemas panegíricos latinos de Vicente García de la Huerta a los primeros reyes Borbones. Repárese: me licencio oficialmente en una Facultad que no fue la que expidió mi titulación, y en una asignatura que no fue la de mi especialización. A esto se llama, en puridad, 'hacer lo que se puede'. Porque por razones de trabajo (y de carencias básicas pecuniarias) tuve que hacerlo todo 'por libre'.
¿Tesis doctoral? No la escribí. Pero mi libro De la Vida a la Teoría puede, muy bien, pasar por una tesis doctoral. Las enseñanzas de la vida se plasman en él. Uno de los ensayos en él incluidos podría muy bien ampliarse y presentarse como tesis doctoral. Me refiero al titulado "Dos aspectos de la cosmovisión barroca: la vida como sueño y el mundo como teatro". A falta del título académico de doctor, me he resignado a ser sólo doctor 'doloris causa'. 

viernes, mayo 13, 2016

AYER Y HOY DE LA CRUZ DE LOS CAÍDOS DE ACEUCHAL

 

  Entre una y otra foto pueden muy bien me-diar hasta sesenta años.
En la primera foto, en blanco y negro, se ven las casas de Montero (un señor adinerado que no residía allí, pues su residencia habitual estaba en Villafranca) y la casa más alta, al fondo de la cruz de los caídos, que era la vivienda del médico, Don Agustín Delgado Mayoral y familia. En la primera foto las palmeras aún eran pequeñas. En la foto de la derecha, en color, se puede apreciar cuánto han crecido respecto al tamaño que tenían a principio de la década de los 50. Los tres cuerpos visibles de la iglesia parroquial corresponden, de izquierda a derecha, respectivamente, a la sacristía (con una ventana a la cruz de los caídos), a la capilla del sagrario (sin ventana al exterior por este lado) y a la nave central de la iglesia, con la puerta lateral de entrada que corresponde al lado del evangelio. La torre aparece ya reformada en lo que respecta al campanario y a la casilla del reloj.
 A esa torre subí muchas veces, siendo monaguillo, a dar cuerda al reloj. La obligación correspondía al sacristán, el señó Lorenzo, pero me la endosaba a mí. No sé cómo no me descalabré bajando a la carrera aquellos escalones de bordes desgastados. La escalera tenía dos tramos: el primero, que va del coro a la que se llamaba la 'tabluna'; el segundo era el que conducía al campañario, a cielo descubierto. Desde arriba se 'repicaba' mejor, al ser menor el trayecto de las sogas a las campanas. Estoy hablando de la época en la que tenía yo entre 11 y 12 años, pues a los 13 ingresé en el Seminario de Badajoz. El párroco Trenado (con el que fui monaguillo) falleció en el año 50. Dos años después yo abandoné el Seminario. Mi primer trabajo fue el de profesor contratado de Latín en el colegio de San Antonio, de Almendralejo. Iba y venía diariamente desde Aceuchal, en bicicleta. Por cierto, recuerdo a la célebre señá Gabina, que hacía el mismo camino a pie. Ella tiene un monumento en Aceuchal. Y yo tengo la suerte de vivir para contarlo.
 
 

sábado, mayo 07, 2016

FERNANDO SERRANO MANGAS DESPLAZA A LUIS CHAMIZO EN SALVALEÓN


 El pueblo natal del profesor e historiador Dr. D. Fernando Serrano Mangas ha dado recientemente el nombre del fallecido catedrático de la Universidad de Extremadura a un centro cultural de la localidad que, anteriormente, había llevado el nombre del poeta de Guareña, Luis Chamizo. Si existe un valor local que lo merezca, ¿a qué recurrir a otro foráneo, por más que sea también extremeño (como es el caso de Luis Chamizo)? El hecho es que, cuando se dio al centro cultural aludido el nombre del poeta del Miajón de los castúos, aún no existía, o aún no había hecho los méritos suficientes, ese valor local que podía desplazar al foráneo. Se da la circunstancia de que ese valor local había fallecido en fecha relativamente reciente (19 de enero de 2015), lo que en cierto modo puede servir de justificante añadido al hecho de despojar de su nombre al titular anterior del referido centro cultural. Desde el momento en que hay un valor nativo que lo haga merecedor del título, se debe optar por el valor local, a costa del foráneo.
En suma, han hecho bien los porrineros al (como dice la expresión popular) "desnudar a un santo para vestir a otro": suum cuique. (A cada cual lo suyo)Descansa en paz, amigo Fernando, homenajeado por tus paisanos.

viernes, mayo 06, 2016

LA CRUZ DE LOS CAÍDOS, SÍMBOLO DE LA PROPAGANDA FRANQUISTA

Cruz de los Caídos de Aceuchal (años 50)

Las cruces de los caídos, todavía existentes en no pocos pueblos y ciudades de la geografía española, representan un anacronismo persistente de la propaganda franquista, que debería desaparecer definitivamente del panorama urbano. No es nada contra la religión, sino contra su utilización política por la propaganda del régimen que secuestró, durante más de 40 años, las libertades de los españoles.
En algunos pueblos de la geografía extremeña (este es el caso de Zafra) la cruz de los caídos ha sido definitivamente reubicada en el cementerio. En muchos otros pueblos se ha mantenido el símbolo, aunque procurando ponerlo al día, de manera que se entendiera también como representativo de los caídos del ‘otro bando’. Hubo que tratar de readaptar las inscripciones, a fin de  que se comprendiera que la cruz amparaba también a esos ‘otros caídos’. Para dar a entender que la cruz abarcaba, bajo sus brazos, a los caídos por cualquiera de las dos causas en liza, se aplicó la palabra ‘todos’. Pero ese afán de abarcar se extendió a los caídos en ‘todas las guerras civiles de España’. Incluso, como figuraba en una inscripción de Almendralejo, “a todos los caídos en las guerras de España”. En la actual inscripción de la cruz de los caídos que hay en mi pueblo (Aceuchal) se lee: “A todos los caídos de Aceuchal en las guerras civiles de España”. Se difumina un poco la más reciente de esas guerras civiles (la que más cerca está de nosotros) en una pluralidad de presuntas guerras civiles. No. Ese monumento se hizo, como tantos otros en España, para cohonestar las matanzas franquistas a instancias de Yagüe, Varela y otros, que dieron carta blanca a la derecha para exterminar a sus conciudadanos y convecinos. Esos monumentos perpetúan el franquismo y es torpe tratar de reciclarlos para la democracia. La memoria histórica debe hacerlos desaparecer.

sábado, abril 16, 2016

UN SONETO DE MONTERREY A YAGÜE

 Leo, en el libro Vicente García de la Huerta y su obra (1734-1787), (editado por Jesús Cañas Murillo, Miguel Ángel Lama y José Roso Díaz) (Visor, 2015) que el relojero poeta (?) Manuel Monterrey hizo un soneto laudatorio ensalzando las 'hazañas' del general Yagüe, uno de los militares golpistas de Franco, apodado "el carnicero de Badajoz". Es sabido que muchos poetas (algunos de ellos, incluso, buenos como poetas) han prostituido su musa con el elogio de personajes que no lo merecían. Ya lo dijo Manuel Machado: "Hetairas y poetas somos hermanos". Por cierto, que él también prostituyó a la suya con el elogio del principal golpista que fue Franco: "Caudillo de la nueva reconquista..."
 
Reconozco la calidad de la poesía de Manuel Machado, al que Borges sobrevaloraba en comparación con el hermano de aquél, Antonio ("¡Ah, pero ¿Manuel tenía un hermano?") Esta boutade del autor argentino servía para manifestar su predilección por el mayor de los Machado.
 
 Pero volviendo a Monterrey y a su soneto a Yagüe, hay que decir, ante todo, que la calidad del relojero pacense, como poeta, estaba muy por debajo de la de Manuel Machado. Antes de conocer el malhadado soneto a Yagüe, yo sentía cierto respeto por Monterrey, ya que mi gran amigo y gran poeta (este sí), que fue Luis Álvarez Lencero, estimó a Monterrey hasta el punto de escribir un poemario en su honor, como fue el libro titulado Tierra dormida. Probablemente Lencero ignoró que su anciano amigo había celebrado en un soneto las 'hazañas' de Yagüe en Badajoz, particularmente la tristemente célebre matanza de la Plaza de Toros. Estoy por afirmar que Lencero no supo nunca que su amigo Monterrey había, en otro tiempo, celebrado en un soneto al genocida Yagüe, "el carnicero de Badajoz". Porque un libro como Juan Pueblo resulta totalmente incompatible con el elogio de un general golpista.
 

jueves, abril 14, 2016

MODERNA CAMISETA CON VERSOS DE CATULO

 Reproduzco en esta entrada unos versos del poeta latino Catulo (84-54 a. C.), concretamente el poema V, del que ya me había ocupado en una ocasión anterior. Escrito en endecasílabos falecios, como otros tantos, entre los 116 que integran su colección. Y es que se ha celebrado por estos días el llamado "Día Internacional del Beso". Besos... pero no darlos, dijo el poeta de "Adelfos", es decir, Manuel Machado, en esa especie de loa de la indolencia y la desgana que inspira el poema nombrado. (Por cierto, en otra 'lectura', probablemente errónea, de este poema se lee la variante: Besos... para no darlos. 
El parnasianismo relegó los besos de la poesía, los borró del mapa poético. Catulo fue todo lo contrario: un poeta besucón.Y le pide a su amada Lesbia besos por cientos y por miles.
Así que hoy, 13 de abril, se celebra el Día Internacional del Beso. La publicidad aprovecha la oportunidad de beneficiarse con la venta de camisetas, en este caso. Aquí se reproduce el logotipo con el que la publicidad quiere potenciar, en este caso, la venta de camisetas. Viste mucho (nunca mejor dicho) eso de publicitar una camiseta con unos versos en latín del gran acuñador de versos falecios (espondeo, dáctilo y tres troqueos) que fue Catulo.
 
Carmen Fernández Daza (Directora del Centro Cultural Santana, de Almendralejo)  nos da su elegante versión de esta pieza poética de Catulo en un reciente comentario publicado en Facebook.
____ 
* NOTA:  En el latín del cuadro que ilustra esta entrada (arriba a la izquierda) cada dos renglones conforman un verso. Hay, por tanto, tres versos (falecios en este caso): Da mi basia mille, deinde centum,/ dein mille altera, dein secunda centum, /deinde usque altera mille, deinde centum. Añado la traducción: Dame mil besos y después un ciento; / y, después, otros mil y otra vez ciento; / después mil otra vez y otra vez ciento...

jueves, marzo 24, 2016

COLONIZANDO SOLEDADES

                     "A mis soledades voy,
de mis soledades vengo..."
(Lope de Vega)
 
Trato de glosar en esta entrada un poema de J.R.J., concretamente, el que  corresponde al número XCII, de Estío. En él, como en otros varios poemas de este libro y de otros, aparece el símbolo del 'jardín', mediante el cual el poeta representa su propio espacio vital. Al estudio de este símbolo he dedicado algunas de las páginas de mi artículo "El principio de inmanencia en la poesía de J.R.J." (ver mi libro De la Vida a la Teoría, pp. 83-84) En el poema aquí glosado el poeta procura consolarse de la pérdida de un amor, repoblando la soledad que ha creado la ausencia del amor perdido. El territorio de su intimidad (su 'jardín') se agrandará con el vacío creado por esa ausencia:
                                  
                                         Cada día el claro bálsamo
                           del sol será más suave;
                           multiplicaré mis rosas
                           y se ordenará mi sangre.

                           Los vehementes ocasos
                           irán perdiendo ciudades,
                           se dilatará el jardín
                           rompiendo montes y mares.

                           El lugar en que la dicha
                           de dos fue vista, veráse
                           nuevo sin la dicha aquella,
                           bello por sus soledades.

                           Sin ti, no ¡conmigo! El alma
                           como el mundo, sola y grande.
                           Dirán los vientos: ¿sin quién?
                           Y mi corazón: ¡sin nadie!

 Son muchas las personas en este mundo que están abocadas a la soledad. Yo he conocido a unas pocas, algunas de ellas muy cercanas a mí. El autor de estos versos menciona aquí uno de sus símbolos predilectos: el jardín. Nada menos que ocho poemas con este título encontramos en el mencionado libro. El jardín simboliza la intimidad, el último reducto en el que se refugia la persona. Pero este reducto, a fin de cuentas, abarcará a la totalidad del mundo. El alma ensanchará sus límites, hasta hacerlos coincidir con esa totalidad. Poblará todos esos rincones y el 'jardín' se dilatará hasta hacerse co-extensivo con el mundo. El yo irá colonizando, sucesivamente, todas esas soledades:

                                   Yo solo dios y padre y madre míos
                        me estoy haciendo día y noche, nuevo
                        y a mi gusto... (Et., 97) 

Las soledades las repuebla el poeta ampliando el ámbito del yo. 
 

lunes, marzo 14, 2016

UN NUEVO LIBRO SOBRE VICENTE GARCÍA DE LA HUERTA

La Universidad de Extremadura ha publicado recientemente un volumen colectivo sobre el dramaturgo y poeta zafrense del XVIII, Vicente García de la Huerta. Figuran como coeditores del libro los profesores de la mencionada universidad, doctores Jesús Cañas Murillo, Miguel Ángel Lama y José Roso Díaz. Dichos coeditores, junto con otros dieciséis autores pertenecientes a distintas universidades, nacionales y extranjeras, escriben sendos trabajos (algunos por partida doble) acerca del dramaturgo extremeño. Con ello la figura del autor zafrense más destacado del siglo XVIII adquiere un mayor relieve dentro del panorama literario de ese siglo.
 
No comparto, sin embargo, la afirmación que se estampa en la solapa del libro sobre lo de que la bibliografía que en él se recoge sea 'exhaustiva'. Hay omisiones indudables en este sentido. En lo que a mis modestas aportaciones se refiere, sólo el profesor Luis Merino Jerez se cuida de recordar mi tesina de Licenciatura, que versó precisamente sobre la faceta de Huerta como latinista. Un trabajo mío publicado en la revista Encontros/ Encuentros, editada en Olivenza hace unos años, se relega a la más absoluta ignorancia. No es ya que cualquier publicación sobre el poeta y dramaturgo zafrense del XVIII haya de ser recogida en esta monografía.  Pero dicho trabajo fue posteriormente recogido en mi libro De la Vida a la Teoría, y en él se menciona el precedente portugués del que principalmente es deudora la obra de Huerta. Me refiero a la obra de Antonio Ferreira (siglo XVI) titulada Castro. Por más que sea discutible si el portugués copió al orensano Fray Jerónimo Bermúdez, en su Lisi desdeñosa, o bien fue al revés, que el orensano plagió del portugués. El caso es que la obra de Huerta, Raquel, ya tenía un precedente en la portuguesa de Ferreira, Castro.

En el volumen que comentamos no se hace la menor referencia a los precedentes posibles de la Raquel, del autor zafrense. Y, desde luego, se ignora el trabajo publicado en Encontros/Encuentros y recogido posteriormente en mi libro mencionado más arriba.

Pese a todos estos 'inconvenientes' el coautor de la obra, Miguel Ángel Lama, que es amigo, me ha encargado que sea yo uno de los que presenten este libro próximamente en Zafra. Vayan por delante los anteriormente mencionados 'inconvenientes'.
 

viernes, marzo 11, 2016

EL HOMBRE COMO HABITANTE DEL MUNDO




Cuando a Diógenes le preguntaron de dónde era contestó:'Soy ciudadano del mundo'                 
                                                                                        (Diog. Laert. Vit. Phil.6.63.3)

Se consideraba, por tanto, ciudadano universal. Era un personaje pintoresco, fuera de lo común, lo que hoy se llamaría un "outsider". Extravagante, por supuesto. De él nos dijo el poeta Ausonio que "tenía por despensa una alforja y por casa un tonel". Así que llevaba su casa "a cuestas", como el caracol. Así nos lo pinta Campoamor en su poema "Las dos grandezas", en el que se presenta al cínico dialogando con el rey Alejandro Magno, que le promete una vida de comodidades y riqueza, lo que el cínico rechaza: "Puedo hacerte más honrada / tu vida de caracol./ ¿Qué quieres de mí? -Yo, nada:/ Que no me quites el sol".

Vivía, pues, Diógenes en un tonel o, quizás, una tinaja. Esa era su casa: 'oikos', casa en la lengua griega. De donde la raíz 'eco-', que forma parte de muchos vocablos de la lengua filial hispana: eco-nomía, eco-logía, eco-sistema...Estas palabras hacen referencia al mundo como casa o habitáculo. Tenemos la obligación, por la cuenta que nos tiene, de conservar en buen estado de habitabilidad esta vivienda común que es el mundo. Esa es la finalidad que se propone la moderna disciplina llamada 'ecología'. La influencia negativa del ser humano sobre el medio ambiente se hace notar en las alteraciones del cambio climático. La ciencia llamada Economía tiene que ver con lo que se entiende como 'buen gobierno de una casa'. En este caso, nuestra casa común es el mundo y la ciencia llamada Ecología tiene por objeto lograr que esta casa común siga manteniéndose en buenas condiciones de habitabilidad. Al tema de las relaciones entre la Economía y la Ecología dediqué un artículo periodístico que se publicó en el diario HOY de Badajoz (15-06-90) Este artículo fue incluido posteriormente en el libro ARTÍCULOS DE AYER Y DE HOY (págs. 20-22) que se publicó en 2014.

En cuanto al otro sentido de la raíz 'eco-' como raíz etimológica de origen latino, tenemos un ejemplo en la palabra "ecografía" (de la raíz latina 'eco-' = resonancia, eco) término muy empleado en la actualidad como uno de los más eficaces y útiles métodos para un buen diagnóstico.

Hay que tener en cuenta si la raíz ‘eco- procede del término griego ‘oikos’ (=casa) o si procede del término latino ‘echo- (que expresa la resonancia acústica que se conoce con el nombre de ‘eco’) Así las palabras ‘economía’, ‘ecología’, ‘ecosistema’…tienen que ver con la raíz griega ‘oikos’ (=casa); mientras que ‘ecografía’, ‘ecolalia’, ‘ecoico’…tienen que ver con el término latino ‘echo’ (pron.’eco’)

sábado, marzo 05, 2016

LA VIEJA LISTA DE LOS CAÍDOS DE ACEUCHAL

 En esta pared que corresponde al lienzo exterior de la capilla del Sagrario, de Aceuchal, estuvo, durante los años de la posguerra (años cuarenta y parte de los cincuenta) la lista de nombres de aquellos presuntos caídos de Aceuchal, los que en todo caso, caerían en acción de guerra.
Hoy, gracias a la ayuda de mi buen amigo el historiador de Zafra José Mª Lama, he podido recuperar aquella lista de la que recordaba sólo un nombre: el de Bartolomé Flores Guerrero, que tenía dos hermanas que vivían en la calle Santa Marta; una de ellas contigua a mi propia vivienda. La otra  hermana era madre de un seminarista que estudió conmigo en el Seminario de Badajoz. Por él supe que uno de aquellos caídos era hermano de su madre.
 Consigno, a título de curiosidad, aquella lista de 'caídos como Dios manda', no como los asesinados del régimen, cuyos nombres fueron silenciados. He aquí la lista de aquellos nombres que figuraron en el muro de la iglesia, frente a la cruz de los Caídos:
Francisco Álvarez Toro
Diego Báez Gutiérrez
Juan Benítez Noriego
Domingo Caballero Báez
Andrés Carretero Cordero
José Contrera Rubiales
Bartolomé Flores Guerrero
José García Parada
José García Rodríguez
Felipe González Fernández
Antonio Gragera Rodríguez
Vicente Lozano Díaz
Antonio Muñoz Oliva
Hilario Nacarino Guerrero
Manuel Ordóñez Macías
Bartolomé Perera Matamoros
Miguel Ramos Pulido
Miguel Rodríguez Báez
Bernardo Rodríguez Marín
Antonio Ruiz González-Valero
Pedro Macario Velasco Rodríguez
La lista se recoge en la llamada Causa General, con la que el Régimen trató de dar visos de legalidad al golpe de Estado que derrocó al legítimo régimen que había sido votado en las urnas.
____  
NOTA: Esta lista desapareció, si no recuerdo mal, a principios de los 50. Era una lista humillante para un buen número de vecinos del pueblo, donde no había habido ni un solo caído de derecha. Los de derecha asesinaron a quienes habían profesado ideas socialistas o, simplemente, habían simpatizado con los socialistas.

lunes, febrero 29, 2016

DOS APORTACIONES DE SERRANO MANGAS A LA NOMENCLATURA ZOOLÓGICA DEL HOMO SAPIENS

       El fecundo ingenio de Serrano Mangas (¡lástima que se extinguiera tan pronto!) ideó dos nuevas denominaciones para la clasificación zoológica. Una de ellas serviría para denominar una variedad del homo sapiens, apta para definir a un subtipo de docente, o enseñante, que él llama cathedraticulus foramineus. Su principal caracterísca consiste, al parecer, en haberse 'colado en la enseñanza' por un agujero (foramen) La otra nueva especie zoológica, también es una subespecie del homo sapiens, a la que es connatural la astucia propia de la zorra, pero con la particularidad de que esta zorra ha sido alimentada no con la dieta natural de los carnívoros, sino con arroz. Se trata de la vulpes oryzata (oryza = arroz). Esta zorra, o vulpeja (= vulpécula) es una zorra amaestrada por un abad. Es la famosa zorra a la que amaestrara el abad Caramuel, muy diestro en fabricar palíndromos y bustrofedones, habilidad que consiste en leer de derecha a izquierda (lectura analéxica en el idioma cifrado de Mangas) Esta viene a ser la vulpes oryzata de Caramuel, abad del Císter. La denominación le viene al pelo a su creador, Serrano Mangas. La prueba de que aprovechó bien las enseñanzas del abad está en su 'bienintencionado discurso' acerca de "la cronología y el sentido de la Asafrae Descriptio, de Enrique Cock"*. En esta pieza maestra de la ciencia del palíndromo, propia de Caramuel, el autor trata de explicar al lector en qué consiste lo que él llama la "liliácea inteligencia": es una especie de inteligencia inferior, propia de los nativos de Aceuchal (este es mi caso). inteligencia que ha sido condimentada (o más bien contaminada) con el producto específico de este pueblo: el ajo. La más eficaz manera de que el lector se entere de lo que es la 'liliácea inteligencia' es repetir en el discurso la interjección 'ojalá'. Esta palabra guiará al lector de manera subconsciente, a una lectura inversa (de derecha a izquierda) que remeda... el pregón del ajero. Ingenioso de veras, ¿no?

Ya he propuesto, en una ocasión anterior, que cuando  contemplemos el monumento dedicado al ajero, en Aceuchal, imaginemos en boca del personaje representado, el pregón '¡ojalá!' que, leído en clave caramuelesca, quiere decir: ¡Al ajo!
_____ 
* Publicado en la Revista de Estudios Extremeños, vol.56, nº1, pp. 147-160
 

domingo, febrero 28, 2016

HOMENAJE A FERNANDO SERRANO MANGAS


     
He decidido sumarme a los homenajes que próximamente se tributarán al fallecido profesor Serrano Mangas, catedrático que fue de la Universidad de Extremadura. Mi contribución consiste en el dibujo adjunto, en el que he intentado representar los rasgos fisonómicos del finado.
En este tipo de representaciones fisonómicas, como son la caricatura y sus afines, prevalece, sobre todo, la subjetividad del artista. Esta subjetividad se ponía de manifiesto en la muletilla que se empleaba para caracterizarlas: visto por... La figura representa a Fernando Serrano Mangas 'visto por mí'. Puede que otros no lo vean así. Pero, por regla general, los 'vistos por' guardan aceptables parecidos con los representados. Pese a las deformaciones hiperbólicas que suelen ser características de las llamadas caricaturas.

sábado, febrero 27, 2016

LA EDICIÓN DEL ROMANCERO GITANO DE LORCA EN 1938

 Mi paisana Carmen Ortiz, una extremeña residente en Reus, conserva, heredada de su abuelo materno, una curiosa edición del Romancero gitano, de Federico García Lorca. La edición tiene fecha de 1938, en plena guerra civil. Lleva un prólogo de Rafael Alberti, fechado en mayo de 1937 en Madrid, que todavía no había sido tomado por las tropas rebeldes. Un prólogo en el que se lamenta aquel asesinato, que privó a España de uno de sus más grandes poetas de todos los tiempos.Alberti habla al amigo y se refiere al crimen como "el más horrendo y estúpido cometido en esta guerra". Dice también que "la Falange Española -tus asesinos- tantea villanamente apoderarse de tu gloria acribillada por las balas de sus propios fusiles, y hacer de ti, falsificándote, el poeta de la "España Imperial, -¡pobre España imperial de Mussolini!-".
No se podía ganar para la causa fascista al poeta que había sido víctima de esa misma causa. También se cuenta que al poeta Miguel Hernández trataron de ganarlo para la causa que pretendía incorporar la poesía en su ideario político: el de Foxá y los demás poetas del "Cara al sol". Miguel rechazó de plano la oferta de venderse a cambio de la libertad. Pese a considerar ésta como el bien más preciado, no quería lograrlo a costa de renunciar a sus ideales políticos. Fue el propio Foxá el que bromeó acerca de la Falange, diciendo que ésta era "la hija adulterina de Carlos Marx y de Isabel la Católica". Veía el aristócrata Foxá (Conde de Foxá) que la Falange, en su contenido doctrinal de carácter social, tenía ciertas semejanzas con la doctrina marxista.

jueves, febrero 25, 2016

¿POR QUÉ SE LLAMA BISIESTO EL AÑO?

 Como sabemos, el presente año es de los que se llaman 'bisiestos'  y su principal característica es que el mes de febrero tiene 29 días, es decir, uno más de los días que tiene este mes en aquellos años que no son bisiestos. En un año no bisiesto el mes de febrero tiene 28 días. En el calendario romano, un mes estaba distribuido en función de tres fechas llamadas, respectivamente Kalendas, Nonas e Idus. Las Kalendas se empezaban a contabilizar tras las llamadas Idus y éstas, a su vez, a  continuación de las Nonas. En los meses de marzo, mayo, julio y octubre, las Nonas  duraban 6 días (del 2 al 7) En los meses restantes duraban 4 días (del 2 al 5) Las Idus se fijaban añadiendo 8 días a las respectivas fechas de las Nonas. Es decir, para los meses antedichos, las Idus caían el 15 del mes (7+8=15) En los meses restantes, las Idus caían el 13 (5+8= 13) Las Kalendas se contabilizaban a partir de las Idus, en números ordinales decrecientes. Tomemos el caso de febrero. En un año normal, el día 24 de febrero era el VI de las Kalendas de marzo. Pero si el año era de aquellos en los que febrero tiene 29 días (como el presente), entonces se repetía el ordinal VI en el día 25: el 25 era el VI bis, (o bis sextus, de donde salió lo de 'bisiesto'). Así, del 24 de febrero al 1 de marzo (inclusive) van seis días; igual que del 25 de febrero del año bisiesto van 6 días al 1 de marzo, o Kalendas de Marzo. Si no fuera por ese 'bis-sextus' habría que contabilizar 7 días, del 24 de febrero al 1 de marzo.
 
Hoy es jueves, 25 de febrero de 2016, año bisiesto. Hoy en el calendario romano habría que señalarlo como el bis-VI a. Kal. Martias, o bis- VI Kal. Mart. El día 'bisiesto', vaya.
_____  

NOTA:  Bueno, creo que he omitido un dato importante: decir que las llamadas Kalendas corresponden al día 1 de cada mes.

miércoles, febrero 17, 2016

PLACA CONMEMORATIVA


 He recibido recientemente de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Aceuchal esta placa conmemorativa del acto que se celebró el 15-07- 2015, como homenaje y desagravio a las llamadas "Pelonas", aquellas mujeres que sufrieron la afrenta de ser rapadas, por haber pertenecido a familias de represaliados socialistas o, en general, republicanos. Participé en aquel acto, por darse la circunstancia de que mi abuela materna fue una de aquellas "pelonas". Con mucho honor y mucha gratitud por mi parte, luce en mi despacho esta placa conmemorativa de aquel acto de desagravio ofrecido por el Ayuntamiento de Aceuchal.

miércoles, febrero 03, 2016

TAL DÍA HIZO UN SIGLO


Intencionadamente he elegido el título de esta entrada, como un complemento de otra anterior, correspon-diente al 26 de enero pasado. El tiempo transcurre veloz tanto para los aniversarios como para los centenarios y los milenarios. Se celebra este año, como todos sabemos, el IV centenario de la muerte de Cervantes. Y también toca este año conmemorar el primer centenario de la muerte de Rubén Darío. Reproduzco aquí, como primicia, la curiosidad bibliográfica de este documento, coetáneo del luctuoso acontecimiento que conmovió en su día al mundo literario de la Hispanidad. La muerte de Rubén Darío conmocionó a sus admiradores y amigos del gremio de las letras, como Antonio Machado, que le dedicó un poema ("Si era toda en tu verso la armonía del mundo, / ¿dónde fuiste, Darío, la armonía a buscar?") O de Valle Inclán, que se lamenta, en el artículo de Sassone publicado en La Esfera, que aquí reproducimos. Me alegro de poder proporcionar a los lectores de este blog esta especie de necrológica contemporánea del suceso. Y, de paso, instar a las entidades culturales de Zafra, de Extremadura y de España entera, a que se organicen actos conmemorativos de la efemérides: al CIT, por ejemplo (en el caso de Zafra), a la Real Academia de las Artes y las Letras de Extremadura, y a cualesquiera otras entidades culturales provinciales o regionales. Y en especial a la Universidad de Extremadura, aunque no creo que necesite de mi recomendación para hacerlo. Una ex-alumna mía, a la que con todo respeto y cariño quiero citar aquí, me consta que era una gran admiradora del poeta nicaragüense y supongo que seguirá siéndolo. Me estoy refiriendo a la Dra. María Isabel López Martínez, catedrática de la mencionada Universidad, de quien estoy seguro que no va a pasar por alto la efemérides sin la correspondiente "lección ocasional".

Por mi lado, y a escala local, estoy dispuesto a prestar mi colaboración para que organicemos un homenaje conmemorativo de este centenario de uno de los más grandes ingenios de la literatura hispánica. De Cervantes, también en conmemoración centenaria, siempre habrá tiempo para hablar. No me atrevería a pronosticar lo mismo del gran Rubén Darío. No es un "poeta de multitudes", como él mismo reconocía, por más que estaba convencido de que "indefectiblemente tengo que llegar a ellas" (Prefacio de sus Cantos de Vida y Esperanza). Su bien consolidada fama universal da fe de aquella profecía rubeniana.
____   

martes, febrero 02, 2016

EL CENTENARIO DE RUBÉN DARÍO

Se cumple por estos días el primer centenario de la muerte de Rubén Darío († 6 de febrero de 1916) A propósito de esta efemérides, encontré hace años una curiosa referencia al suceso, publicada en la revista La Esfera, con fecha del 19 del dicho mes y año. Era una reseña del óbito de uno de los más grandes poetas de la Hispanidad, por no decir el más grande. El artículo venía firmado por Felipe Sassone, autor bastante conocido por aquellas fechas, ya que solía colaborar asiduamente en las revistas gráficas de la época.
El artículo venía ilustrado por una foto de Rubén Darío, foto que reproduzco más arriba. ¿Dónde encontré esta curiosidad bibliográfica? Pues la encontré en el desván de la casa de Don Antonio López Martínez, profesor, poeta y periodista que tenía su domicilio familiar en Atalaya, justo enfrente de la casa de los padres de mi mujer. La sobrina del poeta y profesor, Matilde, ya fallecida, que era, además de vecina, amiga de mi mujer, me permitió rebuscar entre los viejos papeles de su tío y así fue cómo encontré esta curiosidad y alguna otra más, como fue una larga carta del periodista Arturo Gazul, que era amigo de Don Antonio. Carta divertida y muy amena, que tal vez merezca la pena publicar algún día, porque en ella no se pone en juego el derecho a la privacidad de nadie en concreto.
Pero dejemos lo accesorio para hacer hincapié en lo sustancial, que en este caso es la conmemoración del centenario de uno de los más grandes genios del idioma hispano. Esperemos que los organismos que deben propiciar la conmemoración de efemérides como la  que  se menciona aquí, organicen la celebración de actos en honor del gran genio que fue Rubén Darío.

domingo, enero 31, 2016

GRACIAS A TOD@S POR VUESTRAS FELICITACIONES

Abrumado por el impresionante aluvión de amig@s que me han felicitado con ocasión de mi octogésimo tercio aniversario y ante la práctica imposibilidad de escribir a cada uno de ell@s, citaré aquí los nombres de l@s que se han acordado de mí con ocasión de mi cumpleaños: Antonio Becerra, Manuel Carretero, Carmen Ortiz Vaquero, Emilio José, Nieves García, Baltasar Piédrola, Ángel Barrena, Ángeles Torres, Manuel Sánchez-Gómez Coronado, Pepe Santana, Carmen Fernández-Daza, Lupe Osuna, Dámaso Damián, Juan José Martínez Bueso y. por último (last but not least), Inmaculada Pérez de Guzmán, mi ex-alumna, actualmente catedrática de Matemáticas en la Universidad de Málaga. A TODOS (y valga la desinencia masculina para designar ambos sexos) quiero expresaros mi más profundo agradecimiento. Ilustro, una vez más, esta entrada con mi propia caricatura, mi vera effigies (perdón, mi verdadera catadura), si estamos de acuerdo con aquel dicho que afirma que 'una imagen vale más que mil palabras'. Un abrazo para todos (mejor en inglés, que abarca con más precisión los dos géneros: an embrace for all of you. Good bye.

martes, enero 26, 2016

TAL DÍA HIZO UN AÑO

                                                        Esbozo fisonómico (realizado por mí) y fotografía de Fernando Serrano Mangas.
   
El martes pasado, día 19 de enero de 2016, se cumplió un año del fallecimiento de Fernando Serrano Mangas. Nuestra amistad había terminado algunos años atrás, hacia 1999, tras la publicación de su libro La segura travesía del Agnus Dei, libro en el que se cita mi nombre en varias ocasiones, todas ellas para manifestar su disconformidad con mi traducción de la Asafrae descriptio, del holandés Enrique Cock, publicada en 1976. Es el caso que mientras mantuvimos nuestra amistad, desde muchos años atrás, no hubo reparos que oponer a la antedicha traducción; sólo tras la ruptura de esa amistad, por su parte, salieron a relucir los presuntos fallos de mi libro, comenzando por impugnar la fecha misma de la composición del poema de Cock. Dice el autor de La segura travesía... (pág. 106, nota 106): "García Gutiérrez sitúa su aparición en 1580, basándose en el verso 33 que dice que los lusitanos -portugueses- se hallaban sometidos...". Esta afirmación es sesgada, ya que la datación completa del poema de Cock la di ya desde la 1ª edición de mi traducción del documento, en mi libro Zafra y los demás pueblos del Ducado de Feria, celebrados por Enrique Cock (siglo XVI), (1976), (pág. 6) Allí se expresa claramente que la composición de la Asafrae descriptio debe acotarse entre las fechas de la derrota de los portugueses (25 de agosto de 1580) y la fecha del 14 de diciembre de 1581. La primera de esas fechas es la que señala como dato a tener en cuenta la derrota susomentada (dato postquam) y la segunda es la fecha de la carta del holandés al Duque de Feria, solicitando subvención económica para publicar su poema, ya preparado y listo para su publicación (dato antequam). Mangas soslaya la mención de esta 2ª fecha, para elaborar a su antojo una fecha posterior, más próxima al final del siglo, incluso aplazándola a los comienzos del XVII, para justificar su disparatada hipótesis de que Cock pudo conocer el texto de la carta de Pedro de Valencia en la que éste solicitaba del Duque la creación de una Universidad en Zafra. Y es que S.M. pretende que Cock toma de Pedro de Valencia los vocablos 'Emporion' y 'Emporitanus', que ya el holandés emplea en su poema, refiriéndose a Feria y al título del Ducado de Feria. Más verosímil resulta que fuera al contrario: que Pedro de Valencia tomara de Cock los susodichos términos.

En la reseña que hice sobre el libro y que fue publicada en la Gazetilla de la U.B.Ex., o Boletín Oeste Gallardo, (nº 32, pág. 2, 1999) hube de precisar estos datos acerca de la fecha de composición de la  Asafrae descriptio, además de corregir afirmaciones tan ignaras como la de que "nunca el solsticio de verano o Trópico del Cáncer puede ser un referente de localización". Cock utiliza este referente en su poema, lo mismo que el otro referente que es el Trópico de Capricornio. Es algo habitual en los escritos de Cock referirse a los puntos del horizonte "hacia donde el sol se pone en verano" (Trópico del Cáncer o solsticio de verano) o, bien, "hacia donde el sol se pone en invierno" (Trópico del Capricornio, o solsticio de invierno) Estos puntos se sitúan, respectivamente, a la derecha y a la izquierda del Castellar, como ya señalé en mi traducción.. En la Asafrae descriptio, hay sendas referencias, tanto al uno como al otro punto (versos 57 y 75)
La ignorancia supina de los autores clásicos le hace decir que "García Gutiérrez convierte Titán en el sol"; cuando tanto Virgilio como Ovidio se refieren al sol como Titán. Pero no  es necesario remitirse a los autores clásicos: el propio Cock en su poema sobre Zafra nombra al sol con el apelativo de Titán en un par de ocasiones (vv. 117 y 279)
En cuanto a los versos 109 y 110 de la Asafrae descriptio, que yo traduzco por "el Angélico Príncipe a los peregrinos acoge / y el patrono de España tiene aquí una hermosa morada", aclarando seguidamente en nota a pie de página que se trata de los dos hospitales que por entonces funcionaban en Zafra, el de San Miguel, para peregrinos, y el de Santiago, para enfermos; dice osadamente el autor de la arriesgada Travesía: "Ni el Angelicus Princeps  es San Miguel ni Hesperia es España" (pág. 173) Pues se equivoca una vez más, de palmo a palmo, ya que 'el Angélico Príncipe' es, efectivamente, San Miguel; como vuelve a insistir Cock en otro lugar de su poema (verso 181): "En las fiestas del Príncipe Angélico y de San Juan"... (alude a las dos fiestas más notables de Zafra, la del 28 de septiembre, comienzo de la famosas ferias de San Miguel, y las de San Juan, fiestas estas últimas que se perdieron y que han sido recuperadas en fechas recientes, ahora bajo la denominación "De la luna al fuego".
En cuanto a que "Hesperia no es España", me remito al poema de Cock y, en concreto, a los versos 19, 30, 51, 110 y 146; en todos los cuales el holandés se refiere a España con este nombre.
En fin, el profesor universitario FSM, narrador de la apasionante aventura del Agnus Dei, naufragó de manera lamentable en su presuntamente segura travesía.
Que Dios y la Historia le hayan redimido de sus errores, si es que alguna vez se arrepintió de ellos.

martes, enero 19, 2016

LORCA, DALÍ Y MIGUEL HERNÁNDEZ


 La antipatía de Federico García Lorca hacia Miguel Hernández llegó a ser un hecho por demás conocido entre los poetas de la generación del 27. Especialmente tuvo que lamentar esta incompatibilidad visceral, sobre todo por parte de Lorca hacia Hernández, el amigo común de ambos, Vicente Aleixandre. La resuelta animosidad de Lorca hacia el poeta de Orihuela impedía reunirlos en convivencias y actos comunes, ante la manifiesta renuencia del poeta de Granada:"Si va ese no voy yo".
 
 ¿Cómo se generó tan gran desavenencia? Hay un detalle menor que sentó mal a Lorca, quien en principio había aceptado ser mentor del principiante, aconsejándolo desde su mayor edad y experiencia. Probablemente Hernández se apresuró a tratar de igual a igual a Lorca, bromeando a propósito del célebre Romancero gitano de éste, y llamando a su autor “calorré de nacimiento”; atribuyéndole, aunque fuese en broma, una etnia que sólo había que entender en un sentido artístico, simbólico. Bien es verdad que el de Orihuela se tomó esta confianza con el poeta granadino sólo en el terreno de una carta privada.
Sin embargo, a mi modo de ver, la causa de esa profunda incompatibilidad mutua era la condición inequívocamente viril de Hernández frente al carácter homosexual del granadino. No era que Hernández censurase a Lorca por la homosexualidad de éste, sino que la virilidad del oriolano contrastaba de lleno con la opción sexual del autor del Romancero gitano.
Cuando una sexualidad está tan definida en una determinada dirección (la virilidad, en el caso de Miguel Hernández) no es compatible con ningún género de ambigüedad en este sentido. No fue, por ejemplo, el caso de Dalí. Éste reconoció implícitamente haber practicado, activa o pasivamente, la sodomía, al afirmar que no le gustaba “porque dolía mucho”. Tanto la mujer inequívocamente femenina como el hombre inequívocamente masculino repugnan la pedicatio. Ya me he referido, en alguna ocasión, al poema XI, 104, de Marcial *, en el que una mujer niega a su marido el coito anal, “pedicare negas” (v. 17) por lo cual, entre otros motivos, él quiere echarla de casa. Esa mujer se nos revela ‘inequívocamente femenina’. En cambio, el presunto varón de cierta anécdota, que presumía de ‘machote’, cuando le preguntaron en qué fundaba su presunción, dicen que contestó: “En que me han dao por c. y no me ha gustao”.
Tanto el genuino varón como la genuina fémina rechazan la penetración anal. Y no necesitan probarlo para convencerse. Si por complacer a su pareja hay quien accede a prestarse a ciertas prácticas nefandas de la sexualidad, hay que admitir que, tanto quien las demanda como quien las consiente, están fuera de los cánones de la sexualidad natural. Tanto el varón como la fémina, normalmente constituidos en su respectiva sexualidad, rechazan la pedicatio. Si ésta se da es porque la  naturaleza de quienes la ponen en práctica ha equivocado, de alguna manera, sus caminos.
______ 

* Publicado en Alor Novísimo, pp. 67-69, Badajoz, 1989