sábado, diciembre 29, 2012

LA DEMOCRACIA QUE NO PASÓ DE TRANSICIÓN

Ya sabemos, a estas alturas, que nuestra andadura hacia la Democracia ha resultado ser un viaje a ninguna parte, un caminar sobre la cinta sin fin de la Transición, con la ilusión de estar avanzando, hasta que, al fin, nos hemos convencido de que estamos donde estábamos. Ahora ya sin esperanzas de alcanzar la verdadera democracia, tras este aburrido bailoteo de la 'yenka' perpetua: Izquierda, izquierda, derecha, derecha, delante, detrás: un dos tres...No ha habido condena oficial del franquismo, no se ha movido su armatoste legal: no se han anulado los juicios que condenaron a los encausados por sus ideas políticas afines a la República...¿Puede esto quedar así indefinidamente? ¿Puede consagrarse la más absoluta impunidad? Pues, sí: todos los síntomas convergen hacia el convencimiento de que estamos en un impasse a perpetuidad. En que esta m. de democracia jamás dará satisfacciones, por ejemplo, a los familiares de Miguel Hernández; y a tantos otros...Sólo que Miguel Hernández es un personaje lo suficientemente representativo de una clamorosa injusticia que se cometió en su persona; injusticia de la que aún no se ha purgado la democracia española... porque, entre otras cosas, su caso nos viene a demostrar que nunca hemos pasado de la Transición, el proceso hacia la democracia que creímos iniciar a la muerte del dictador.


No sólo eso, sino que se renuevan títulos nobiliarios otorgados por el dictador en las personas de los descendientes de quienes fueron algunos promotores de aquel genocidio. Sirvan como prueba de que seguimos estando donde estábamos estos dos enlaces que consignamos aquí   acá, tomándolos del periódico que, por fortuna, nos abre los ojos a la triste realidad de nuestra ilusa democracia, como una Transición a perpetuidad.

martes, diciembre 11, 2012

LOS PRIMOS Y LA PRIMA (de riesgo)

Los hijos de los hermanos de nuestros padres son nuestros primos (hermanos), así como los hijos de los primos-hermanos de nuestros padres son nuestros primos (segundos) La parentela se va haciendo cada vez más difusa y lejana, a medida que el árbol genealógico se ramifica. La consanguinidad se va difuminando con la descendencia.

Este preámbulo, sin embargo, nada tiene que ver con la parentela de la consanguinidad, sino con ese nuevo pariente de cuya existencia hasta hace poco no teníamos noticia, pero cuya evolución y alteraciones constituyen el principal motivo de nuestras actuales preocupaciones. Me refiero, como ya podrán imaginarse, a la que ya se conoce en el mundo de las finanzas con el nombre familiar de “la prima de riesgo”. Nunca una prima nos ha causado tantas zozobras como ésta. Su peculiaridad consiste en que a todos nos preocupa su crecimiento, porque todos deseamos que no se haga mayor; ya que, de ser así, puede dar al traste con nuestra economía. Todos queremos que no crezca, como Peter Pan, que quería mantenerse indefinidamente en la infancia. Es como la democracia para algunos: que quisieran verla indefinidamente niña, vestidita de Transición eternamente. El miedo a la democracia por parte de ciertos padres y mentores de la Constitución coarta el desarrollo de la misma, provoca el retraso de su edad adulta. Y, paralelamente, el miedo a que crezca la prima de riesgo paraliza el desarrollo, recorta ayudas y produce la anorexia fatal en el cuerpo económico de un Estado.

En fin, que preocupados por la prima de riesgo o por el crecimiento de la democracia auténtica, lo que nos ocurre a los españoles en relación con las demás naciones europeas desarrolladas, es que estamos haciendo el primo.

sábado, diciembre 08, 2012

LA CONSTITUCIÓN INTRANSITIVA

La constitución española acaba de cumplir su trigésimo cuarto aniversario. El evento ha transcurrido ante la indiferencia manifiesta de una mayoría de españoles. Y es que, para esa mayoría de españoles, la constitución de 1978 está visiblemente desfasada, aunque parece que se pretende hacer de ella la Constitución de la Democracia, cuando en realidad se trata de la Constitución de la Transición. Una vez más, nos encontramos ante la evidencia de que los herederos del antiguo régimen pretenden prolongar la minoría de edad de la sociedad española por tiempo indefinido, a fin de que los españoles asumamos el complejo de Peter Pan en el que nos sumió el franquismo, con sus cuarenta años de dictadura; ‘autoritaria’, sí, pero no ‘totalitaria’, según la novísima teoría de los más recientes hermeneutas del filofranquismo.

El presidente del actual Gobierno, el Sr. Rajoy, ha manifestado sus intenciones de dejar tal cual el texto constitucional de 1978; de lo que podemos deducir, en buena lógica, que seguimos en la Transición, que no hemos alcanzado aún la tierra prometida de la Democracia. Perdura la Transición-Transacción-Cambalache; hemos pasado del centro a la izquierda y de ésta a la derecha (Suárez, González, Aznar, Zapatero, Rajoy) sin que, prácticamente,  nos hayamos movido del sitio.

No, señores del Gobierno: la Constitución de 1978 está desfasada a la fecha de hoy. No decimos que muchas de sus cláusulas no sigan siendo plausibles y, aun más, que deben mantenerse, necesariamente, en el texto de la futura constitución. Pero, insistimos en que ésta no es la constitución de la democracia, sino, en todo caso, la de la Transición, a la que ya es hora de ponerle punto final.

La Constitución de 1978 es la constitución del silencio, de la inmunidad y aun de la impunidad del franquismo. Previamente, alguien había pactado en nombre del pueblo lo no pactable, como fue la Ley de Amnistía (1977) ley que se votó en el Parlamento con la abstención, precisamente, de Alianza Popular. No voy a repetir ahora lo que ya he dicho anteriormente en este mismo blog. Se compró la excarcelación de los presos políticos del franquismo, el primer beneficio de la democracia que, de haber sido democracia verdadera, debería haber sido gratuito (para todos). Y el precio fue el de la impunidad. 

Los negociadores de la izquierda (sin consultarla previamente) comenzaron a negociar la democracia con los detentadores del poder, y comenzaron por depreciarla, con vilipendio, como si pudiera ser objeto de cambalache. Comprándola con una moneda que ni siquiera era de curso legal, ya que, según previas leyes internacionales, los delitos de lesa humanidad no prescriben. Esa fue la llamada Ley de Amnistía, que indultó delitos de lesa patria, como el golpismo, y crímenes de lesa humanidad, como fueron los que sistemáticamente llevó a cabo la derecha en los pueblos de España, contra una izquierda, en general, indefensa.

Una Constitución que resuelve con el silencio los crímenes del franquismo y el secuestro de la democracia durante casi cuarenta años, no es la Constitución que se merece un Estado verdaderamente democrático.

El exterminio sistemático del rival político, que se pretendió cargar en la cuenta de los daños colaterales de la Guerra Civil, seguirá clamando justicia, por parte de cualquier gobierno que recabe para sí el apelativo de democrático.
Es una cuestión pendiente cuya solución atañe, conjuntamente, a la derecha y a la izquierda. Mientras siga sin ser resuelto el litigio satisfactoriamente para ambas partes, no será posible la reconciliación y, en consecuencia, no tendremos nunca una democracia como debe ser: exenta, por fin, de odios y resentimientos.

domingo, noviembre 25, 2012

MIGUEL HERNÁNDEZ, EL "HOMERO ROJO"

Busto  de  HOMERO
Un soneto de Miguel Hernández, en versos alejandrinos, circuló profusamente como tarjeta postal, emitida por el gobierno de la República. Eran las fechas en que España se jugaba su destino frente a la sublevación fascista, apoyada ésta por los mandatarios de Alemania e Italia, Hitler y Mussolini, respectivamente.
El poema de Miguel Hernández se difundió ampliamente por el correo postal y pudo ser leído por poetas como Foxá, en la zona fascista. Como me sé este poema de memoria, lo transcribo aquí seguidamente:

Al soldado internacional caído en España

Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras,
una esparcida frente de mundiales cabellos,
repleta de horizontes, barcos y cordilleras,
con arena y con nieve, tú eres uno de aquellos.

Las patrias te llamaron con todas sus banderas
que tu aliento llenaba de movimientos bellos;
quisiste apaciguar la sed de las panteras
y flameaste, henchido, contra sus atropellos.

Con un sabor a todos los soles y los mares,
España te recoge, porque en ella realices
tu majestad de árbol que abarca un continente.

A través de tus huesos irán los olivares,
desplegando en la tierra sus más férreas raíces,
abrazando a los hombres universal, fielmente.

Los poetas de la zona ‘azul’ (que procuraron, en vano, negociar la libertad del poeta ‘rojo’, con el fin de atraerlo a su causa) se hicieron eco de este poema, en especial Agustín de Foxá, el falangista de conveniencia (como tantos otros aristócratas y terratenientes) y escribió un artículo titulado “Los Homeros rojos” (ABC, 28 de mayo de 1939) en el que, reconociendo implícitamente la grandeza épica de Miguel Hernández, procuraba rebajarla con el sambenito de ‘rojo’. Sí, Homero, pero...rojo.
(¿Qué importa el adjetivo si el sustantivo es ‘Homero’?)

No hubo Homeros ‘azules’. Pemán, con su Poema de la Bestia y el Ángel, fue un poeta hueco, declamatorio, falso; apelaba al recurso de la "demonización del enemigo" (¿Quién fue la auténtica 'bestia' en aquella contienda?) 
Poema, en resumidas cuentas, exaltador de la traición y la estrategia del engaño: Ulises frente a Eneas.

Foxá no creía en la Falange (la que ahora se trata de reivindicar con el apelativo de ‘auténtica’) porque decía, con su donaire volteriano, que “era la hija adulterina de Carlos Marx y de Isabel la Católica”.

Para Foxá, pues, como para tantos otros aristócratas que iban ‘a lo suyo’, un falangista era un tío que vestía una camisa azul y contribuía eficazmente a deshacerse de los ‘rojos’ (‘cautivos y desarmados’, por supuesto)
Miguel Hernández tuvo, por lo menos, la oportunidad de luchar por la causa del pueblo, la ‘causa victa’. Pues la ‘causa victrix’, la vencedora, lo fue por la traición de unos mandos y el auxilio del fascismo internacional, derrotado pocos años después, en la 2ª Guerra Mundial. Derrota que contribuiría al progreso de la democracia en Europa, exceptuando a Rusia y los países comunistas. Nunca podremos saber si España, en el caso de haber triunfado la República, hubiera caído bajo la dictadura comunista. Sí sabemos, en cambio, que soportó durante cuarenta años la dictadura fascista. Y que, por culpa de ella, no pudo integrarse en las democracias europeas, como lo hicieron Inglaterra, Francia o la propia Alemania, e Italia, tras la derrota del fascismo.

Lo que sí es presumible es que la España republicana hubiera sido otra aliada más en la guerra contra Hitler y Mussolini, que derrotó al fascismo europeo confinado, desde entonces, a su último reducto en la nación española.

viernes, noviembre 23, 2012

ANY DAY NOW (Un día de éstos)

El título de esta entrada es el de una antigua canción, pero aquí está empleado en el sentido coloquial que tiene en inglés y que equivale al español “un día de éstos”.

Solemos emplear dicha expresión para referirnos a algo que consideramos próximo a suceder. Un día de éstos, este blog dejará de publicarse y creo que tal fecha no está muy lejana. Recuerdo que uno de los principales objetivos que me propuse al publicarlo y que ya expuse en mi primera ‘entrada’, fue el de la reconciliación de los españoles, a fin de consolidar la convivencia democrática entre ellos.

El proyecto de reconciliación nacional fue de todo punto imposible en la etapa de la Dictadura. A la muerte del dictador (1975) la idea de la reconciliación comenzó a resultar viable; aunque no se le dio primacía como paso previo para iniciar la nueva andadura política hacia la Democracia.

Los negociadores de la izquierda procedieron con cautela, procurando no plantear reivindicaciones que pudieran resultar excesivamente exigentes, sobre todo porque se negociaba desde una posición de inferioridad: el poder efectivo seguía siendo detentado por el régimen establecido por el dictador, cuya expresa voluntad había sido dejarlo todo “atado y bien atado”. Se inició, pues, una cautelosa andadura hacia la Democracia, sin plantear, por el momento, determinadas reivindicaciones que, sin embargo, debieron de ser consideradas desde el comienzo como condicio sine qua non para gestionar una democracia merecedora de tal nombre. Se convino en llamar Transición a ese periodo de adaptación paulatina a la democracia, en tanto que se negociaba con la parte que representaba los intereses de la Dictadura.

El primer paso – desatentado – de esas negociaciones (que reveló que la izquierda negociaba desde una posición de debilidad) fue la llamada Ley de Amnistía (1977), una auténtica chapuza jurídica, en la que los negociadores por parte de la izquierda hacían concesiones que excedían a sus propias atribuciones, por estar en abierta contradicción con leyes internacionales previamente establecidas. Dicen que el motivo principal que indujo a la izquierda a proponer esta ley fue la necesidad de agilizar la puesta en libertad de los encarcelados por causas políticas durante el franquismo. Pero, puesto que lo que se supone que buscaban ambas partes negociadoras era la democracia, como objetivo común, esa puesta en libertad debía hacerse sin concesiones ni contraprestaciones por parte de la izquierda. La libertad era una exigencia de la democracia, a la que se supone que ambas partes tendían.

La Ley de Amnistía degradaba la gestión de la democracia a la categoría de cambalache y la Transición se convertía en Transacción. ¿Qué ofrecía la izquierda a cambio de la libertad de esos rehenes políticos del franquismo? Pues nada más y  nada menos que “la amnistía de los delitos políticos de rebelión y sedición, así como los delitos y faltas cometidos con ocasión o motivo de ello” (Artículo Segundo, Apartado a), de la citada ley)

Admitida esta cláusula, huelga elaborar con posterioridad una Ley de la Memoria Histórica, previamente obstaculizada por la Ley de Amnistía. Existe una contradicción, al menos formal, entre ésta y aquélla. ¿A santo de qué promulgar una Ley de la Memoria cuando antes se ha promulgado una Ley de Amnistía, es decir, del “olvido” (‘amnistía’ está etimológicamente relacionada con ‘amnesia’)
Con la Ley de Amnistía la izquierda otorgaba algo que, en realidad, no estaba habilitada para otorgar; ya que lo vetaba una ley anterior, unánimemente refrendada por las naciones más adelantadas en democracia. Y es la ley que considera que los delitos contra la Humanidad no prescriben y, en consecuencia, no pueden ser objeto de amnistía.

La excarcelación de los presos políticos, que se quería recompensar a la derecha, era una exigencia de la propia democracia, de la que se lucraban por igual ambas partes. Con la compensación de la Ley de Amnistía  la izquierda pagaba un alto precio por la democracia, que a los otros les salía gratis. La democracia se degradaba al convertirla en mercancía venal. Además, con la Ley de Amnistía la izquierda se ponía en plan de ‘perdonavidas’, lo que iba contra el orgullo propio del vencedor. Todo ello explica y hasta justifica que la derecha (AP) se abstuviera de votar la ley en el Parlamento. No se hicieron cómplices de la ‘chapuza jurídica’, como la hemos llamado.

La Ley de Amnistía no ha resultado ser más que una rémora para el avance de la Transición. De modo que la culpa del atolladero de la Transición no está tanto en la derecha cuanto, sobre todo, en la izquierda. La Ley de Amnistía es una ley ‘torcida’, es decir, no conforme a Derecho. Ella ha sido el principal tropiezo jurídico que ha frustrado el propósito de Garzón de investigar los crímenes políticos del franquismo y que, en definitiva, ha contribuido a la expulsión del juez de su carrera jurídica. Por más que los jueces que le condenaron no tuvieron necesidad de aducir el cargo de prevaricación contra la Ley de Amnistía. De ese cargo lo absolvieron  (para que se vea que el franquismo no tiene que ver en el asunto) Con calculado refinamiento, lo han condenado por ‘fisgón’ en las escuchas de la Gürtel, dando de lado a la querella contra el franquismo. De ninguna otra ley, como de la de amnistía, se puede decir, con toda razón, a la izquierda, aquello de “patere quam ipse fecisti legem” (“sufre ahora las consecuencias de una ley que tú mismo aprobaste”)

Ante esta torpeza e impericia por parte de la izquierda en la gestión de la democracia, me atrevo a proponer ¿por qué no confiar a la derecha la salida del atolladero de la Transición? Y es que nuestra desesperación es tan crítica que incluso hemos pensado que hasta pudiera ser que la derecha sea la mejor gestora para alcanzar la plena democracia. De hecho, desde hace un año nos gobierna la derecha, en virtud de un mandato popular, emanado de las urnas tal día como el 20-N del año 2011. Una fecha en sí misma contradictoria y paradójica, ese 20-N, que ha sido, sucesivamente, día del dolor y día del gozo, sucesivamente aciago y esperanzador, aniversario de contrapuestas efemérides.

Un voto de confianza, pues, para la derecha. A ver si en la próxima Constitución se incluye una cláusula que condene explícitamente el golpismo. Sin necesidad de mencionar a Franco: ¿para qué? A buen entendedor...

domingo, noviembre 11, 2012

UNA BODA GAY EN LA ROMA DEL IMPERIO

No tenemos noticia de que la legislación romana refrendara alguna vez, mediante disposiciones jurídicas al efecto, las uniones homosexuales. Sí, en cambio, de que fueron prohibidas expresamente a partir del siglo IV de nuestra Era.
Lo que también sabemos es que en Roma, ya en el siglo I d. de C., se celebraron algunas uniones homosexuales a las que sus protagonistas quisieron aplicar todo el ceremonial que era propio de las bodas heterosexuales, las bodas corrientes entre varón y fémina. Uno de estos casos es el que refiere el poeta de origen hispano, Marcial, en Ep. XII, 42. Marcial había nacido en Bílbilis (la actual Calatayud) y marchó a Roma a comienzos de la séptima década del siglo I, con Nerón en el poder. Allí se relacionó con los principales intelectuales de origen hispano, como los Séneca (el filósofo y el rétor), Lucano, el poeta sobrino de los anteriores; Quintiliano, gran maestro de Retórica, y, en fin, lo más granado de la sociedad intelectual de la época. Con la publicación de sus epigramas se granjeó éxito y dinero, pudiendo vivir con cierto desahogo. Hacia finales del siglo I regresó a su ciudad natal, la de su infancia y primera juventud. Aquí continuó escribiendo sus epigramas, fundamentalmente con el recuerdo de las experiencias vividas en la ciudad eterna. Completó el libro XII de sus Epigramas y lo envió a Roma, donde sabía que lo recibirían con regocijo y con el interés que siempre suscitaban sus obras. Lo remitió a su querido amigo Stella, gran amante de la literatura. Sabía que él lo recibiría con fruición y que se le iban a saltar las lágrimas al recordar al amigo ausente. Al enviar el libro, como un peregrino, (que ‘busca a Roma en Roma’) le decía “¿Para qué quieres que te dé un título? En cuanto que lean dos o tres versos, todos dirán que eres hijo mío”)

El epigrama XLII narra una boda gay que tuvo lugar en la ciudad de las siete colinas, sólo un par de años atrás, probablemente cuando Nerva estaba en el poder. Son tres dísticos, que transcribo a continuación:


Barbatus rigido nupsit Callistratus Afro
hac qua lege viro nubere virgo solet:
preluxere faces, velarunt flammea vultus
nec tua defuerunt verba, Talasse, tibi.
Dos etiam dicta est. Nondum tibi, Roma, videtur
hoc satis? Exspectas numquid ut et pariat?

(Con el mismo ritual que una novia se une a su novio, se ha unido en matrimonio el barbado Calístrato al envarado Afro: antorchas alumbrando abrían el cortejo, velaron tules los rostros y no te faltaron, Talasso*, las invocaciones de rigor.
Incluso se publicó también la dote. ¿No te parece bastante con esto, Roma? ¿Es que esperas, también, verle parir?)

El empleo del verbo ‘nupsit’ nos ilustra, sin lugar a dudas, de que el papel de novia lo hacía Calístrato, a pesar de tener barba. Porque ‘nūbere’ es lo propio de la mujer. El varón ‘conduce’ a la esposa. Esa diferencia lingüística delimita claramente el matrimonio según quién es el cónyuge o la cónyuge.

¡En fin, una boda gay ya en aquellos tiempos! Sin que hiciera falta legalizar el matrimonio homosexual. Al fin y al cabo, el matrimonio es cosa de dos. Sólo que el Estado tiene que velar por la protección ciudadana y los derechos civiles de los contrayentes, por más que éstos sean del mismo sexo. Y es esta necesidad de protección la determinante última de la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo. De este tema nos ocupamos hace unos años en el periódico en latín
Ephemeris.


____




* Talasso, divinidad nupcial especialmente propicia a las novias y, en este caso, a Calístrato, al que corresponde el 'rol' femenino, según se colige por el contexto.

EL ATASCO DE LA TRANSICIÓN

Movieron el asunto, años atrás, los familiares de Miguel Hernández  y, en especial, la nuera del poeta, Lucía Izquierdo, viuda del segundo hijo del poeta, Manuel Miguel. Lucía ha peleado estos últimos años para que el Tribunal Supremo anule la sentencia de muerte a la que fue condenado el poeta por un tribunal militar: los tribunales de justicia de la época estuvieron mediatizados, tanto los civiles como los militares, por la ‘justicia’ del franquismo. ¿Por qué se condenaba a muerte a Miguel Hernández? Pues, muy sencillo, por haber luchado por la defensa de la causa republicana. ¡Por la defensa de la patria común! Claro que los sublevados no tuvieron el menor empacho en aplicar el nombre de ‘rebelión’ (que era el que les correspondía a ellos) aplicándolo a los del bando republicano. El consabido tópico del mundo al revés. Para encausar al ciudadano fiel a la república, tuvieron la desfachatez de tipificar un delito que, con la más inaudita avilantez, denominaron “auxilio a la rebelión”. Así se posicionaban ellos en la legalidad, ilegalizando la opción patriótica del adversario.
Ahora bien, la no anulación de la condena injusta (y reconocida como tal por el TS), amén de poner de manifiesto un contrasentido y una inconsecuencia inconcebible en un alto tribunal de la ‘presunta’ democracia, delata la precaria calidad de un sistema político que quiere homologarse al resto de las naciones europeas, precisamente, como una sociedad de carácter democrático.
La democracia española es tercermundista, porque no ha conseguido sacudir el franquismo todavía incrustado en su aparato legal.
Así no puede haber reconciliación entre vencedores y vencidos. El caso de Miguel Hernández es un ejemplo representativo de que todavía priman en España los criterios legales del franquismo. Bueno, la inhabilitación de Baltasar Garzón constituye otro caso que viene a abonar la suposición anterior.
La Transición está estancada. Y la Constitución que nos puso en camino hacia la tierra de promisión de la Democracia, nos está revelando ahora sus carencias fundamentales. La principal: la de la no condena institucional del franquismo y el golpismo, latentes en el silencio que se adoptó frente al aparato ‘legal’ heredado del régimen anterior.

Si los negociadores de la democracia incipiente adoptaron la estrategia de no plantear reivindicaciones que propusieran la erradicación inmediata del franquismo, ello no suponía la renuncia a plantear más tarde esta erradicación como condicio sine qua non de la democracia. Suponía sólamente su aplazamiento. Este aplazamiento correspondía a la Transición, y el plazo de ésta ha sido prolongado incluso por encima de lo deseable. No podemos permanecer en una Transición sine die, de manera indefinida. Cito unas palabras de Juan Pedro Viñuela (mi ex-alumno en Villafranca) publicadas recientemente: *
La transición fue una claudicación de la izquierda ante el poder de las antiguas estructuras del franquismo. Hubo demasiado miedo y demasiado poder que quería perpetuarse. La izquierda no supo enfrentarse a la iglesia y ponerla en su lugar. Aceptó la ley de amnistía y quiso cerrar página. Pero eso es imposible, porque los muertos siguen gritando justicia desde la soledad  y el fondo de las cunetas.El olvido no es el instrumento psicológico de la justicia, sino, muy al contrario, la memoria. Y hablo de justicia, no de venganza...

Le negativa del TS a anular la condena de Miguel Hernández es uno de los referentes probatorios del atasco de la transición.
_____ 

* Publicado en La Gaceta Independiente, octubre, 2012, p. 2

NOTA: Hubo una entrada anterior con este mismo título (fecha 1 del 12 de 2008) 

viernes, noviembre 02, 2012

UN RECUERDO DE AGUSTÍN GARCÍA CALVO

La noticia del fallecimiento de Agustín García Calvo, escuchada por el telediario de las 3, me produjo una particular desazón en la que intervenía la sorpresa desagradable de lo  inesperado. En alguna ocasión asistí a alguno de los recitales que daba en unión de su compañera sentimental, Isabel Escudero. Yo estimaba, en particular, su faceta como latinista y helenista. Y, sobre todo, sus traducciones en verso, muy particularmente, la de las Églogas de Virgilio.

Al final de uno de esos recitales, me acerqué a saludarle, en compañía de mi hija Elo, y pedirle, de paso, que nos firmara un ejemplar de uno de sus libros (quiero recordar que fue el que sobre Virgilio le editó Júcar)  Poco después le envié unos artículos y unos versos latinos en recuerdo de nuestro común amigo Antonio Holgado, fallecido unos años antes.  Todavía conservo la carta en que me agradecía el envío. La transcribo aquí:


Zamora, 21 de Diciembre '91


Querido amigo: Mucho tengo que agradecerle su diligente y generoso envío de fotos y recortes de Prensa, y sobre todo, de sus elegantes poesías, latinas y vernáculas, que me han hecho pasar un buen rato; y también le agradezco que alguna de ellas me resucitara el recuerdo del buen Antonio Holgado.¿Qué otra vida le queda a él, y a nosotros, sino el recuerdo?
                  Gracias, pues, y con recuerdos cariñosos para su hija Eloísa, mis amistades, y salud



(seguía su firma, una especie de anagrama con sus iniciales)  y su dirección de Madrid, en la calle Martín de los Heros. Bien que en el remite del sobre se leía: Rúa de los Notarios, 8; 49001 -  ZAMORA


Mi recuerdo y mi admiración al filólogo genial que ha pagado ya su óbolo a Caronte.

domingo, octubre 28, 2012

LOS RELATOS ATROPELLADOS DE PÉREZ ZÚÑIGA

El humorista español Juan Pérez Zúñiga gozó de bastante popularidad hacia finales del siglo XIX y comienzos del XX. Conoció a fondo muchos de los recursos cómicos. Uno de estos recursos, que él empleó con cierta frecuencia, tiene que ver con el tema de la entrada precedente. El efecto cómico se basa en la dislocación sintáctica, causada por la turbación emocional que se supone en el narrador (siempre en primera persona) que nos refiere un suceso del que ha sido testigo y que le ha impresionado hasta el punto de que, al tratar de contarlo, la sintaxis le sale atropellada. La excitación emotiva que padece el personaje le lleva a alterar el orden sintáctico de su relato hasta el extremo de que el suceso, generalmente serio y, a veces, trágico, deriva invariablemente hacia lo cómico. Recordaré los títulos de algunos de esos relatos: Ramón por Don funeral; El hijo de mi bautizo; Terrible Marcos en la calle de San fuego, etc.

Aquí voy a reproducir casi íntegramente este último relato, que he copiado de un viejo volumen donde se recogen todos esos relatos y algunos más, no mencionados.

TERRIBLE MARCOS EN LA CALLE DE SAN FUEGO

Casualmente fui yo siniestro presencial del horroroso testigo que ayer, a las doce de la calle, ocurrió en la noche de San Marcos, esquina a la de noticia, y aunque tengo la Hortaleza perturbada, voy a darles a ustedes una ligera catástrofe de la cabeza sensible.
Cuando yo me retiraba del humo de San Luis, vi que salía mucho café de una vieja bastante casa y observé que hasta mis maderas llegaba un fuerte olor de narices quemadas.
Cinco serenos después, el gobernador iba en aumento, los guardias tocaban sus órdenes, se arremolinaban los minutos, el mando, con su bastón de olor, dictaba juntos y los pitos corrían de unos transeúntes a otros.
¡Qué terribles tan momentos!
Antes de que comenzasen a funcionar las vecinas, ya se habían desmayado cuatro bombas y, cuando llegó el piso del techo segundo, ya se había agrietado el primer bombero. Pero como al que ayuda Dios le madruga, éste fue después recompensado por los méritos de la casa, en vista de los vecinos que había hecho.
Cuando puse la fachada en mi vista, noté que un balcón en gritos blancos daba calzoncillos desgarradores desde un vecino abierto de par en par.
− ¡¡Señor!! − exclamaba el pobre fuego con un socorro blanco en la cabeza. − ¡¡Que hay gorro en la casa!!
Y el hombre quería tirarse de calle a la puerta, viendo que no podía salir por la cabeza; mas no lo hizo, porque un valiente balcón pudo separarse del pescuezo, agarrándole por el brusco de un modo municipal.
Desde el año de la lonja existe en la casa de septiembre una acreditada revolución de comestibles, que suele estar llena de vecinas espirituosas, según me contaron unas bebidas muy amables que presenciaban, resguardadas en el voraz elemento, cómo iba el edificio apoderándose del portal de enfrente.
Los estampidos de los vecinos al reventar se mezclaban con los gritos de las botellas, y el tendero, lleno de alcohol ante la pérdida de tantos litros de miedo, se tiraba de los guardias delante de una hilera de pelos del Cuerpo de Seguridad; y si no cogió una pistola y se saltó la tienda de los seguros, fue porque tenía la tapa garantizada por una compañía de sesos.

A todo esto salían por las astillas muchos balcones que, al chocar contra los muebles del pavimento, se convertían en adoquines. Armarios de plata, prendas de luna, pianos de abrigo y cubiertos de cola caían estrepitosamente en medio de las angustias del Ayuntamiento, haciendo mayores las bombas de los vecinos y dominando a las voces de las mangas, mientras subía el agua por las autoridades, que se desenchufaban con frecuencia.
Al propio tiempo, desgarraban el alma las vocecitas de una inocente guardilla que estaba encerrada en una criatura de tres padres, cuyos infames años, según me dijo el bistec del distrito, habían ido a comerse a un comisario con patatas.
¡Oh! ¡Para no conmoverse ante las voces de aquel corazón, hubiera sido necesario llevar dentro un chiquillo de piedra.
En tres pavesas y media quedó la casa reducida a un montón de horas, no pudiendo el afligido arroz salvar ni un solo grano del tendero de comestibles.

Cuando ya las burras del día lanzaban sus rayos y el astro de la leche recorría las bombas, fueron retirándose las calles, acortándose las campanas y cesando las autoridades en el triste movimiento de sus lenguas de bronce.
Todo había terminado.
¿Hubo noticias personales? Sólo ha llegado a mis desgracias que el cogote Rubio se fracturó una cabeza falsa; que al guardia 606 se le abrió la portera con un tablón, y que a la costilla de la casa se le chamuscó todo el bombero.
Y no he sabido más. ¡Ah, sí! Que las pérdidas, según informes duros, podrían ascender a unos veinte mil oficiales.
(…)
En fin, sea lo que quiera, pidamos al domicilio de todo lo creado que nuestro Señor no sea nunca llamo de las pastas; porque no hay nada que encoja tanto el incendio del más valiente como un ombligo voraz a eso de la medianoche.

HÝSTERON PRÓTERON

Con estos términos del griego se designa una figura literaria que consiste en alterar la secuencia normal de dos fenómenos relacionados entre sí como, por ejemplo, la causa y el efecto, de manera que se presenten como antepuesto el segundo al primero: moriamur et in media arma ruamur! (¡muramos  y precipitémonos en medio de las armas!) El orden lógico sería ‘precipitémonos’, primero,  y, como consecuencia, ‘muramos’. A esta forma de construcción es a lo que se la denomina ‘hýsteron próteron’. Se trata de una figura de construcción sintáctica, por alteración del orden de los hechos, afín a esa otra figura, más conocida, que altera el orden de las palabras y que se denomina ‘hipérbaton’ (mucho la emplearon Góngora y los gongoristas, de los que se burlaba Quevedo con aquello de “en una de fregar cayó caldera”)
El ‘hýsteron próteron’ se justifica porque, en la mente del que lo emplea, prima la finalidad sobre los medios que se adoptan para conseguir el fin. Así, en el ejemplo propuesto, la finalidad es ‘morir’ y el medio para lograrlo, en este caso, es ‘lanzarse en medio de las armas’. La frase, sin embargo, estaría más justificada si la segunda proposición, en vez de ir coordinada copulativa con la primera, fuese subordinada adverbial de este modo: ‘muramos, precipitándonos en medio de las armas’.
Como recurso literario, el ‘hýsteron próteron’ es susceptible de ser utilizado con un propósito cómico. Ya vimos en anteriores entradas (véase, por ejemplo, la titulada “Síntesis poéticas y comicidad (III) ) cómo los llamados recursos literarios (o síntesis poéticas) se pueden emplear con el objeto de obtener comicidad de los mismos.

Un ejemplo del recurso ‘hýsteron próteron’ empleado con fines cómicos lo encontramos en la célebre cuchufleta de Muñoz Seca titulada La venganza de Don Mendo (act. I)


Resuelto está, vive Dios.
Y, si te parece mal,
aquí mesmo este puñal
nos dará muerte a los dos.
Primero lo hundiré en ti
y te daré muerte, sí,
¡lo juro por Belcebú!;
y luego tú misma, tú,
hundes el acero en mí.


El ‘hýsteron próteron’ resulta aquí regocijante, por cuanto que presupone una secuencia absurda.

viernes, octubre 26, 2012

HILVANANDO IDEAS

No está mal empleada la expresión “hilvanar ideas”, especialmente si proviene de una persona como yo,  bastante familiarizada con la costura, ya que tuve una tía modista y una madre costurera. Esta misma circunstancia dio pie a que, de los varios motes con los que en los pueblos suelen crismarse los vecinos entre sí, a mí me aplicaran el mote de Sastre. Yo era un chaval de entre 9 y 12 años y el remoquete (que no trascendió más allá de los límites de mi calle) me lo puso un zagalón, vecino mío, y daba la casualidad de que, a él y a su familia, los conocían en el pueblo por el apodo de Pantalones. Cuando el aludido mozalbete trataba de fastidiarme, llamándome Sastre, bien podía haberle replicado:

Prefiero ser ‘sastre’ a ser ‘pantalón’.

No sé si Andrés, (a) Pantalón, mi antiguo vecino de la calle Santa Marta, andará por estos pagos o habrá ya emigrado al otro barrio. Donde quiera que estés, Andrés vecino, ahí tienes (aunque con cierto retraso) una respuesta ‘a la medida’, como corresponde a tu antiguo Sastre. Seguro que nunca te sentó tan bien el apelativo Pantalón como viniendo de aquél a quien tú habías apodado Sastre, con el propósito de molestarlo. ¿Quién mejor que un sastre podría hacerle a uno un pantalón a la medida?


Por último, iba a titular esta divagación “Puntadas sin hilo”, pero he desistido de hacerlo, porque podría parecer plagio de un título que utiliza habitualmente cierto columnista del diario Público.es. Y porque algún mal pensado podría corregirme el título escribiendo “Puntadas, sin ene”. No sé si me entienden. Creo que sí.
____  

* La ilustración corresponde al cuadro de G. Battista Moroni (1529-1578) titulado El sastre. La pintura se halla actualmente en la National Gallery de Londres.

PARÁBOLA DE CAPERUCITA Y EL LOBO



Si, por mor de la parábola, imaginamos la democracia española como Caperucita, se despliega un cuadro alegórico en el que aparecen los demás personajes principales del cuento: la abuelita y el lobo. Caperucita democracia es ingenua, como corresponde a su juventud. La abuela tiene la experiencia de la guerra civil, en la que le mataron al marido, o al padre. Y el lobo...es el fascismo tradicional, encarnado en el franquismo superviviente. El lobo se caracteriza por... sus orejas grandes. El personaje que sería más adecuado para el papel es un señor predestinado para el mismo, lo que deducimos de sus propios apellidos. Lo de Mayor Oreja pudiera ser algo más que una mera casualidad. El lobo suplantando a la abuelita república, algo embozado en la cama de la abuela de Caperucita, dialoga con ésta, que encuentra a la presunta abuela algo ‘rara’:

– Abuelita, ¡Qué orejas más grandes tienes!
– Son para oírte mejor.

El lobo de mayor oreja defiende los intereses internacionales del franquismo en los foros europeos.
Y va propalando por dichos foros que él vivió esa etapa de la historia de España como una "etapa de placidez". O sea, sin caperucitas rojas ni abuelas republicanas. Fue la famosa paz de los 25 años de paz. La paz de los sepulcros. En la certera frase del historiador romano Tácito: “Llaman paz al hecho de haber sembrado la desolación” (Ubi solitudinem faciunt pacem appellant, Agr. 30, 6.2-3)

¿LIBIDO O LÍBIDO?

Desde luego, 'líbido' no, pues, de entrada, la tilde prosódica no existe en latín. Y libido es, ante todo, una palabra latina. Pero no faltan los que pronuncian esta palabra como esdrújula, tal vez por asociarla al adjetivo lívido (pálido) que sí es esdrújula.Y que también existe en latín como esdrújula: 'līvĭdus'.
No así el vocablo latino libido, que es palabra llana en lo que a su pronunciación respecta. A efectos de cómputo silábico, su grafía es 'lĭbīdo' (primera sílaba, breve; segunda, larga) El acento prosódico recae sobre la larga. Como, a menudo, es utilizada por los profesionales de la salud, como un término técnico, hemos escuchado, más de una vez, que algunos de ellos la pronuncian incorrectamente como esdrújula. Y como es mi deseo que los susomentados profesionales, con estudios universitarios muchos de ellos, no incurran en ese barbarismo, voy a proponer aquí una regla mnemotécnica parecida a la que de niño aprendí de un boticario de mi pueblo que me corregía así:

Mondariz será Mondáriz / cuando nariz sea náriz *

Yo voy a imitar el procedimiento del antiguo boticario, componiendo, para la presente ocasión, un pareado con el que se recuerde que la correcta pronunciación del tecnicismo con el que se conoce el apetito sexual es libido, no líbido:

La mujer dijo al marido:
no me mates la libido.

O bien, este otro:

No des todo por perdido
si aún funciona tu libido.

Uno ha sido pedagogo y, a veces, no puede evitar que funcionen los viejos tics profesionales.

Hasta luego.

____

* Véase la entrada en la que conté, por primera vez, esta anécdota











viernes, octubre 12, 2012

MUERTE, ÉXTASIS, ORGASMO

Santa Teresa, por Bernini
Hoy tengo la osadía de presentar a mis pacientes lectores, un tema nada frívolo: el que aborda las relaciones entre los tres términos que encabezan esta entrada. El más placentero de esos términos es, sin duda, el tercero que vendría a entenderse como el contrapunto del primero, una especie de consolación que nos haga más llevadero el trance ineludible que a todos nos aguarda.

Dice, a este propósito, Rubén Darío:

Nada mejor para cantar la vida,
y aun para dar sonrisas a la muerte,
que la áurea copa donde Venus vierte
la esencia azul de su vida encendida.
(Canto errante, “Balada en honor de
las musas de carne y hueso”)

O sea, el placer carnal constituye, según Rubén, un lenitivo y, en cierto modo, un recurso que nos ayuda a afrontar con optimismo ese aspecto negativo y sombrío con el que, a menudo, se nos presenta la idea de morir. El caso es que la similitud entre el orgasmo y la muerte se ha convertido en un referente de la literatura universal, en un tópico literario del que pueden obtenerse testimonios, a través de diversos autores de distintas épocas. Lo de comparar con la agonía y con la muerte el momento del climax sexual, que culmina en el orgasmo, constituye un tópico literario que viene de antiguo. Los franceses llaman al orgasmo petite mort (“pequeña muerte”) Y en este sentido se pronuncian con cierta reiteración los poetas, a través de las diversas épocas y países. Citaremos, por más próximo, a nuestro Miguel Hernández, con el verso rotundo de su “Muerte nupcial”:

Expiramos del todo ¡Qué absoluto portento!

A partir de cierto momento, el acto sexual se parece más y más a la agonía y su culminación, el orgasmo, equivale a la expiración. Los versos de Baudelaire, reflejando esos momentos, dicen:

L’amoreux pantelant incliné sur sa Belle
a l’air d’un moribond caressant son tombeau.
(De Fleurs du mal, “Hymne à la Beauté”)

(El amante, acezando encima de su amada,
parece un moribundo que acaricia su tumba)

Jadeos, suspiros, gemidos, acompañan al ritual de la sexualidad, todo lo cual contribuye a reforzar esa semejanza que se da entre el climax sexual y la agonía. Como dice Mauclair: la volupté est une agonie au sens le plus rigoureux du mot* (“el placer sexual es una agonía en el sentido más riguroso de la palabra”). Es lo que se expresa en un pareado latino citado por D’ Annunzio en su Vergini delle Roccie:

Spectarunt nuptas hic se mors atque voluptas:
unus, fama ferat quem quo, vultus erat.

Lo que interpretamos de la siguiente manera:

La muerte y el placer viéronse aquí casados:
un mismo rostro – dicen – tenían los desposados

Éxtasis, muerte, orgasmo
Quienes han experimentado el éxtasis místico nos revelan que es como una experiencia anticipada de la muerte. Citaré aquí algo de lo que entrevió mi dilecta amiga Dalila Pereira da Costa, la filósofa portuguesa fallecida en 2 de marzo pasado. De su libro A força do mundo (traducido al francés con el título de L’ expérience de l’ êxtase) copio estas palabras (p. 59):
Mas, que ser asumimos no êxtase? Aquele que aquí todos nós procuramos, o único que dá alegria na vida: o que se assemelha à morte.
Pero ese éxtasis, anticipo vivido de la muerte, tiene también una extraña y sorprendente semejanza con el orgasmo. Recordemos la imagen famosa en la que Bernini plasmó el arrobo místico de Teresa de Jesús. El rostro de la santa recuerda el de una persona en el trance del orgasmo. Si a todo ello añadimos el testimonio de San Buenaventura, tendremos el cuadro más inopinado, pero a la vez, más completo, de que el éxtasis equivale a un episodio erótico. Según se desprende del testimonio de San Buenaventura, lo que les pasa al místico (o mística) es que sienten un orgasmo durante el éxtasis, con derrame seminal, en el caso de los varones. Dice San Buenaventura (la cita la he visto en G. Bataille):
In spiritualibus affectionibus carnalis fluxus liquore maculantur**

O sea, “en los trances espirituales (= los éxtasis) se manchan con el líquido del flujo carnal”. Que ‘se corren’, vaya, como vulgarmente se dice.

Por todo esto (que la vida me ha ido enseñando por extraños vericuetos) cuando ahora, con la experiencia de los años, me acuerdo de aquellas charlas edificantes del bueno de Don José García, vicerrector del Seminario de Badajoz, me dan ganas de contrastar mis propias experiencias con aquellas pláticas suyas, a menudo tan impactantes. Y me acuerdo de que, según su opinión, los que tuvieran un temperamento demasiado...‛erótico’ (él pronunciaba esta palabra como si la escribiera entre comillas) no servían para el sacerdocio. Y nos citaba, en confirmación de sus afirmaciones, un texto en latín, sacado de algún documento eclesiástico, al respecto. Recalcaba mucho la palabra latina que no correspondía al tipo del seminarista ideal. Esa palabra era libidinosi, que Don José pronunciaba troceándola minuciosamente en cada una de sus sílabas: li-bi-di-no-si. Así, silabeándola.
Ahora bien, querido Don José: Todos los místicos fueron unos grandes eróticos. Y la libido no es mala en sí. Es buena para la procreación, y a este fin la ha creado la Naturaleza (Deus sive Natura) Incluso para que avancen las ciencias se necesita una cierta dosis de libido, una libido ‘sui generis’ cual es la llamada ‘libido sciendi’, una especie de apetito de saber, muy análogo al apetito sexual. La Filosofía no es más que una especie de ‘filía’. Ortega lo advirtió en su momento con no poco gracejo: "la meditación es ejercicio erótico, el concepto rito amoroso". Y, en otro lugar, insiste en la metáfora sicalíptica: "El pensamiento siente una fruición muy parecida a la amorosa cuando palpa el cuerpo desnudo de una idea".
Para qué seguir. La vida nos alecciona y, a la postre, resulta nuestra mejor maestra. Y la lección, en este caso, es que, por extraño y sorprendente que pueda parecer, hay puntos en común entre esos tres términos en apariencia dispares: el éxtasis, la muerte y el orgasmo.
____   
* Cit. por J. Evola en Métaphysique du sexe, (Payot, París) , p. 119
** Cf. G. Bataille, El erotismo, (Tusquets, Barcelona) p. 311

miércoles, octubre 10, 2012

EL EXVOTO A LA DIOSA JUNO DEL BALNEARIO DE ALANGE (Badajoz)


En la sala central del balneario de Alange, donde suelen esperar su turno los bañistas que van a recibir los chorros de agua fría y caliente, o a utilizar las piscinas que corresponden a una u otra temperatura, se encuentra un ara votiva con una inscripción en latín cuyo texto se reproduce en la ilustración que acompaña a estas líneas. La inscripción ha sido transcrita por diversos epigrafistas, desde el siglo XVI, en el que la transcribió el historiador Ambrosio de Morales. El presente exvoto parece ser, como la mayoría de los exvotos que luego se prodigarán en los santuarios de culto católico, el cumplimiento de una promesa por un favor conseguido. En este caso, la curación de una joven cuyo nombre es Varinia Serena. Los oferentes son los padres de la joven, que recuperó la salud gracias a la intervención de la diosa Juno. Sabemos, por la mitología, que Juno es reina consorte del padre de los dioses, Júpiter. La esposa, diríamos, oficial; pues Júpiter es un dios polígamo. Juno era, además, hermana de Júpiter, pues en la antigua mitología no se daba demasiada importancia a la promiscuidad sexual ni al incesto. Bueno, pero no conviene apartarse del tema: la inscripción. El texto, traducido al castellano, dice, más o menos: “Consagrado a la reina Juno, lo dedicaron Licinio Sereniano, varón muy esclarecido, y Varinia Etaccina, mujer preclara, por la curación de su hija Varinia Serena”.


Favor concedido, promesa cumplida. Esa es, en general, la secuencia que explica la causa y el efecto, respectivamente, del exvoto. En muchos santuarios de rito católico, con fama de milagreros, se pueden ver, en cantidad, los exvotos allí dejados por los fieles a los respectivos santos, o santas, bajo cuya advocación está el santuario. Recuerdo en este momento el santuario de la Virgen de Carrión, próximo a Alburquerque (Badajoz), en el que llamó mi atención el abundante número de exvotos prendidos en el altar de la Virgen (representaciones plásticas de miembros sanados: ojos, pies, brazos...)

Un detalle que llama en particular mi atención, referido a la presente inscripción es que el ‘cognomen’ (lo que aproximadamente correspondería al actual apellido) de la esposa Varinia (madre) se transcriba como “Flaccina”, cuando lo que distintamente se lee en la lápida es Etaccina. (Nos preguntamos si hubo una primitiva redacción del texto donde figurase Flaccina; que, posteriormente, pudo ser modificada convirtiendo la F en E y la L en T. Pero también nos viene a la imaginación el nombre de la diosa prerromana Ataecina; de culto bastante difundido en la península ibérica. ¿Podría ser Etaccina una pervivencia del culto primitivo a esta diosa ibérica? ¿La huella atávica persistente de la devoción ancestral a la Ataecina prerromana?

Lanzo estas preguntas como quien pretende sugerir una vía para la investigación. A manera de una simple conjetura de trabajo a tener en cuenta por futuros investigadores que pudieran en el futuro reunir los datos para convertir lo que es una mera hipótesis en una posible tesis científica.
____  

NOTA:  Un estudio muy bien documentado se puede consultar en la Revista de Estudios Extremeños, (año 1997, nº 1, tomo LIII, firmado por la epigrafista H.Gimeno Pascual) Pulsar aquí

domingo, octubre 07, 2012

COMENTARIO A LA ENTRADA ANTERIOR

Al entender la palabra Transición en la acepción concreta que se aplica a la reciente historia de España, imagino una situación parecida a la de un coche cuyas ruedas patinan en un lodazal. Es lo que llaman los franceses piétinement sur place. El coche de nuestra democracia no avanzará en tanto que patine sobre el lodazal del franquismo. Si no abandonamos ese lamedal, no conseguiremos avanzar de manera expedita por el camino de la democracia. La sociedad española necesita abandonar decididamente ese terreno, de manera que el 'rodaje' que debió ser la transición no se convirtiese en un perpetuo patinaje. Así de sencillo y así de claro. Tenemos que conseguir que personajes como Mayor Oreja no nos representen en foros internacionales como el Parlamento Europeo. No habla este señor en nombre de España y de los españoles; habla, en todo caso, en nombre del partido que le ha otorgado esa representación. Cuando justificó su negativa a condenar el franquismo (2006) empleó una argumentación de nula solidez dialéctica: "No puedo condenar el franquismo – dijo – porque yo lo he vivido como una etapa de placidez y tranquilidad política". Más o menos. Posiblemente, en su apreciación personal, incluso pudo añadir: “y de prosperidad”.

Pues mire usted, su impresión personal no cuenta en este caso. Ni siquiera importa, a fin de cuentas. A usted no se le pregunta cómo vivió el franquismo, que probablemente lo vivió bien, como lo vivieron todos aquellos que vieron sus intereses protegidos en aquella coyuntura. A usted se le pide que enjuicie objetivamente, como lícito o ilícito, bueno o malo, que unos militares se rebelen contra un Estado de derecho, contra un Gobierno legalmente constituido, defiendan los intereses particulares de un sector de la sociedad (los terratenientes y los 'ricos', en general) y organicen el exterminio sistemático del oponente político mediante un estamento paramilitar, como fue la Falange, eliminando al enemigo ideológico en la retaguardia, más que en el frente de batalla. A usted se le pide que diga si tal proceder le parece, o no, condenable. Y, si le parece condenable (como, sin duda, lo es) que emita su juicio condenatorio y admita que el franquismo organizó un genocidio histórico. El mayor de los conocidos en la historia de España. Y quiso darle visos de legitimidad en falaces consignas como la de “Por Dios y por España”. El pueblo español fue inocente de los crímenes que pudieron perpetrarse contra personas e instituciones religiosas. Si hubo un gobierno débil, que no supo atajar de principio esos abusos, nunca se debió tomar represalia en quienes no eran culpables de tales desmanes. Ni justificar la matanza general provocada por el levantamiento militar, cohonestándolo (como hicieron determinados jerarcas eclesiásticos) con el nombre de Cruzada.

Ya dijo proféticamente Unamuno aquello de “venceréis pero no convenceréis”. Y sí, vencieron, pero nunca convencieron ni convencerán para hacernos ver como buena lo que fue, desde el principio, la causa mala. El franquismo inclinó a su favor la balanza de la Justicia, poniendo en el platillo el peso de las armas. “Callan las leyes cuando las armas hablan” (Silent leges inter arma) Y se revistió de legalidad lo ilegal. Sobre todo, se hizo realidad aquel verso de Lucano: “Se otorgó legalidad al crimen” (iusque datum sceleri) Los rebeldes acusaron a los que no lo eran, con el mayor descaro, imputándoles su propio delito: “delito de rebelión” o de “auxilio a la rebelión”. El mundo al revés, el que lo dice lo es, dice la frase popular. Lo hemos dicho en la entrada anterior: la condena del franquismo debe figurar en el texto de la futura Constitución española, si bien sea alusivamente, como una condena general del golpismo.
____  

NOTA: Me ocupé en el tema de la "Transición que no cesa" en el artículo en latín publicado en EPHEMERIS al que remite el siguiente enlace

sábado, octubre 06, 2012

POR QUÉ LA TRANSICIÓN NO FUE MODÉLICA

Hay que comenzar poniendo en entredicho no sólo si la llamada Transición (entendiendo por tal el proceso que va de la dictadura a la democracia) fue, como pretenden algunos, ‘modélica’; sino si fue, siquiera, transición. La noción misma de transición entraña provisionalidad, en su acepción política, algo cuya duración termina donde termina el proceso de adaptación a la democracia, iniciado a partir de la desaparición del dictador. Ahora bien, el aparato político del franquismo siguió, por inercia, funcionando tras la muerte del dictador. Éste, con el propósito de dejarlo todo “atado y bien atado”, había previsto y planeado que España retornara a la monarquía, en la persona del príncipe Juan Carlos de Borbón y, a tal fin, asumió la preparación del futuro monarca (saltándose a la torera los derechos de la sucesión dinástica) de forma que el futuro rey fuera adoctrinado en los principios del llamado Movimiento Nacional. La pervivencia del régimen quedaba así asegurada y su garante sería la propia monarquía. Todo previsto. Sólo que la evolución natural de la sociedad, demandando un régimen de libertades, aguantó la falta de ellas hasta que el glorioso caudillo la palmó. A partir de ahí las demandas de libertad se hicieron cada vez más apremiantes y, pese a la cautela de una sociedad escarmentada del bipartidismo, que se procuró evitar en aquella coyuntura instalándose en el Centro político (¡oh, la magia de las palabras!), la situación, relativamente estable, iba a desestabilizarse, por culpa de la legalización del partido comunista; legalización a la que accedió el gobierno de Suárez, consecuente con el principio de libertad política. Los intrigantes tramaron una nueva conspiración golpista y tuvo lugar el penoso secuestro del parlamento y la conjura de los Miláns del Bosch, los Tejero y Cia en el esperpéntico 23-F. A partir de entonces, esa especie de conglomerado político que supuso el Centro quedó escindido, para optar por posturas más definidas del espectro político: hacia la izquierda o hacia la derecha. Por cierto, la intervención del rey en aquellas circunstancias le ganó el primer apoyo plebiscitario contra el trasnochado golpismo: la ocasión del 23-F otorgó legitimidad y refrendo popular a la componenda franquista que lo había designado para ocupar el trono.

Esta providencia confirió a la monarquía el refrendo popular que no tenía. Se podía hablar ya de hacer compatibles monarquía y democracia, y de hacerlas converger en el servicio del pueblo. Es el sistema que se sigue en algunos países de Europa, como Inglaterra, Holanda o Bélgica. En teoría política, la compatibilidad entre monarquía y república se admite desde antiguo; y ya Cicerón acuñó la expresión ‘regali re publica’ (De re pub. 3.47.14) algo así como ‘república monárquica’, o ‘monarquía republicana’.

De todas formas, lo que no acababa de colar es que se redujera la transición a un “Borbón y cuenta nueva”, sin haber tomado en consideración la necesidad de una imprescindible reconciliación entre los españoles. En este sentido hay que reconocer que se ha hecho más bien poco, al objeto de preparar y poner a punto esa necesaria reconciliación, principio de una nueva convivencia que restañe las viejas heridas y liquide los resentimientos más enquistados. El vencedor, en este caso, nunca ha sido lo suficientemente generoso con el vencido, ni ha querido atender a sus reclamaciones en demanda de justicia. La tan cacareada Transición no ha procurado la necesaria concordia, imprescindible para una convivencia en paz.

Y así ocurre, por ejemplo, que mientras se habló hasta la saciedad de los ‘caídos por Dios y por España’, se silenciaron los muertos de las cunetas y las fosas comunes del franquismo, pues honrar a ‘los otros caídos’ equivalía a hacer propaganda de la ‘rebelión’.

Intentar hacerlo ahora, después de más de 70 años (40 aproximadamente de dictadura y 30, o poco más, de intentos de acomodación a la democracia) se interpreta por algunos el deseo de recuperar los restos de los enterrados en las cunetas y las fosas comunes como un intento de ‘reabrir heridas’.

Hay que reconocer que la derecha ha hecho más bien poco, por no decir nada, en pro de esa deseable ‘reconciliación nacional’. Es de destacar, al respecto, su renuencia a condenar el franquismo, o más exactamente, su retractación de esa misma condena, tras haberla suscrito, de común acuerdo con la izquierda, en sesión parlamentaria del 20-N-02 (el capicúa parlamentario más fácilmente memorable de la ‘presunta’ transición)

Por llevar la contraria se opuso, incluso, a la Ley de Amnistía (1977), negándose a suscribirla en el Parlamento, por el procedimiento de la abstención. La ley en cuestión hubo de gestionarse por iniciativa de los perjudicados del franquismo que aún permanecían en las cárceles por delitos políticos (tipificados como tales por el régimen) Y eso que la susodicha ley contemplaba (indudablemente, para contentarlos a ellos) unas medidas que ciertamente pecaban de generosas en exceso, por indultar delitos gravísimos contra el Estado de derecho, como el delito de ‘alta traición’, o rebelión contra la patria, tipificado desde los romanos como ‘perduellio’. Así, en el artículo 2º de dicha ley, apartado a), se proclama con una generosidad más bien escandalosa, que “los delitos de rebelión y sedición, así como los delitos y faltas cometidos con motivo de ellos, tipificados en el Código de Justicia Militar” están comprendidos en esa amnistía general. Este es, evidentemente, el caso de los golpistas del franquismo, indultados de un plumazo por las generosas víctimas del atropello. Ahí se pillaron los dedos los inexpertos legisladores (¿fue una concesión exagerada para ganarse a la derecha?) Sea como fuere, la derecha de Alianza Popular la despreció, con la altivez con la que puede rechazarse una concesión servil. Ahora, en cambio, ante la investigación judicial de los crímenes del franquismo, promovida por Garzón, los Manos Limpias aducen la Ley de Amnistía, arbitrada por una debilitada izquierda, con el propósito de sacar ‘legalmente’ de las cárceles a sus correligionarios, ilegalmente encerrados en ellas por el franquismo.

No. No se hizo la transición debidamente y, por ende, no fue ‘modélica’. Para no disgustar al negociador político de la derecha (en definitiva dueño todavía del poder) no se plantearon de principio reivindicaciones que pudieran ofenderle. Así el texto de la Constitución aprobado para esa democracia valetudinaria y vacilante, que echaba a andar con el miedo todavía en el cuerpo, suprimió toda alusión a la dictadura que la había mantenido secuestrada durante 40 años. Ni una palabra de reproche, ni una palabra de condena contra el dictador. Cuando el texto constitucional debió haber incluido, entre sus cláusulas principales, la de la condena del franquismo, y la tipificación del golpismo como delito de alta traición. Eso entre las medidas más escuetas y austeras.

Lo demás correspondería a la historia. No, desde luego, a la historia sancionada por el Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia. Una prueba más de la pervivencia del franquismo.

Rescatar la Historia del aparato de la propaganda franquista es una de las tareas pendientes de esta democracia todavía en rodaje.
____

* Un comentario al hilo del Diccionario biográfico, aludido en esta entrada: en el periódico electrónico Público.es se inserta, con esta misma fecha, la noticia de que la Real Academia de la Historia ha obtenido una nueva subvención del Gobierno, por importe de 100.000 euros, para proseguir con la edición del citado diccionario "que no considera a Franco como un dictador".  Consúltese la noticia en el siguiente enlace: http://www.publico.es/espana/444513/el-gobierno-inyecta-100-000-euros-en-el-diccionario-que-no-define-a-franco-como-dictador  ¿Para qué más comentario?

jueves, octubre 04, 2012

MÁS VERSOS DE MACHADO EN VERSIÓN LATINA



"Desde el umbral de un sueño me llamaron..." (A. Machado, "Galerías", XLIV)

A somnii limine me vocari sensi...
Vox erat nota mihi: cara vox tua.
- Dic mihi: mecumne venies animam visurus?
(Cor meum mulsit leniter blanditia)

_ Tecum, o semper! Et in somnio meo
    tecum progrediens deambulando pergi
    longum per xystum solum, derelictum,
    sentiens et tactum vestis tuae suavis
    et contactum amicalis manus tuae.

sábado, septiembre 22, 2012

A VUELTAS CON CERNUDA


Días atrás publicábamos en este mismo blog una entrada en la que tratamos de verter al latín unos versos de Cernuda. Con razón, un lector nos puntualizó que nuestra versión adolecía de una imprecisión, puesto que lo que se comparaba en esos versos era el destino (fatum) de los dioses y el de los mortales. El carácter de inmortales es precisamente lo que marca, según el poeta, la desventaja de los dioses con respecto a los hombres: para éstos las penalidades (dolor y placer) terminan con la muerte. Aquéllos, en cambio, deben soportar su sino por toda una eternidad. En el fondo, según este sentir, los hombres resultarían más afortunados que los dioses.

Tras estas aclaraciones, retomamos nuestra versión latina de los versos de Cernuda, introduciendo los cambios que hemos considerado pertinentes:

Voluptas, dominatio, cogitatio
hic quiescunt. Iam febris evanuit.
Veritatem quaesierunt sed inventae
non crediderunt ei.

Nunc terra mulcet desideria eorum 
et denique satiantur. Misereri
mortalis fati noli, beatioris
quam quod Superis manet sempiternis.

Nota: Acompañamos nueva foto de Cernuda, tomada de la revista NUEVO ÍNDICE  que fundó y  dirigió mi buen amigo, ya fallecido, Juan Fernández Figueroa.

jueves, septiembre 20, 2012

AVISO AL LECTOR

Por causas ajenas a mi voluntad, han pasado desapercibidos algunos comentarios enviados a determinadas entradas de este blog por lectores amigos y, en general, gente bienintencionada. El principal motivo de esta aparente indiferencia hacia las opiniones ajenas se debe a que, hasta ahora, los comentarios enviados los recibía a través de los e-mails de mi correspondencia. Luego dejaron de aparecer allí y yo creí que, efectivamente, no había comentarios, ni favorables ni adversos, ni, sobre todo, incordiantes, como eran los de cierto Anónimo que, desde hace bastante tiempo, me ha enviado incoherentes misivas, a menudo en mal inglés, como alguien que quiere decirme: "Estoy aquí y te molesto".  Últimamente ni siquiera me llegaban los comentarios de este lector insidioso y yo llegué a pensar que, por fin, se había cansado.

Pues, no. Seguían llegando comentarios a mis entradas, tanto de gente bienintencionada como de incordiantes como el que acabo de mencionar. Lo que pasa es que, debido a mi falta de pericia en el manejo de este tipo de técnicas, yo no me ocupaba en explorar las 'entrañas'  (también llamadas 'tripas') de este blog y allí figura un apartado titulado 'comentarios en espera de moderación'. Tenía un buen número de ellos. Y otros, como los del cretino de marras, que figuraban ya en el apartado correspondiente a la correspondencia llamada SPAM.  Ahí continuarán en proceso de putrefacción hasta que por sí solos desaparezcan.

En cuanto a los demás, espero que hayan aparecido (pido disculpas por la tardanza) junto a las correspondientes entradas que motivaron los respectivos comentarios.

Aclarado, pues, el motivo de mi silencio.Agradezco esos comentarios bienintencionados, aunque vengan firmados por Anónimo. Claro que, según vea la intención que me demuestre el susodicho 'anónimo', decidiré si lo envío al pudridero del SPAM, para lo sucesivo, o le doy acogida entre las misivas amigables.

Saludos y gracias a mis muy apreciables lectores.