martes, diciembre 27, 2016

LATERAL EXTERIOR IZQUIERDO DE LA CAPILLA DEL SAGRARIO EN ACEUCHAL



La pared exterior de la capilla del Sagrario, en Aceuchal, conservaba, por debajo del encalado, un texto con la leyenda que se refleja en la imagen: PASQVAL/ GONSALES / ME / FECIT.  (PASCUAL GONZÁLEZ ME HIZO)  La foto que se reproduce como ilustración a esta entrada me la ha enviado, recientemente, mi amigo Manolo Carretero Gómez. En ella se pone en práctica la vieja costumbre de hacer hablar a los seres inanimados (las paredes, en este caso) lo que hace bueno el conocido refrán antiguo que dice "las paredes hablan". La pared está, en este caso, proclamando la autoría de quien dejó en ella grabada la inscripción. El lienzo de pared que conserva el texto aquí reproducido es el que corresponde a la capilla del Sagrario, por la fachada de la iglesia que mira a la casa de Don Agustín Delgado. Que yo recuerde, ese lienzo de pared estuvo siempre encalado, sin dejar ver letrero alguno. Parece ser que en los últimos tiempos se ha dejado al descubierto la vieja inscripción en la que el artista quiso perpetuar su memoria. 
Si el dicho es "las paredes oyen" (para alertarnos de que lo que digamos puede trascender más allá de lo que sería deseable) también se puede decir que "las paredes hablan". En el texto de la inscripción de la fachada exterior de la capilla del Sagrario, en Aceuchal, la pared que da hacia el pilar y la antigua posada, hubo una inscripción cuyo texto se ha dado a conocer. Parece ser que esta inscripción ha estado encalada durante muchos años. No sé si ya la habrán dejado al descubierto. El caso es que ya conocemos el contenido del texto y es el que hemos comentado en la entrada que corresponde a este comentario.Los autores de este tipo de escritos solían dejar el testimonio de su autoría con la fórmula general de "...lo hizo". En lugar de los puntos suspensivos ponían su nombre. Este es el caso del autor de la cenefa que cubría, en parte, la pared exterior de la susodicha capilla del Sagrario. Un tal Pasqual Gonsales. Es como si la obra misma proclamase el nombre de quien la hizo: "Pasqual Gonsales me fecit" (Pascual González me hizo)                                                                    

domingo, diciembre 25, 2016

HOY ES SIEMPRE TODAVÍA...


El título de esta entrada es un verso único, solo, de Antonio Machado en sus "Proverbios y cantares" (Nuevas canciones, VIII)  Tres adverbios, tres, los tres adverbios de tiempo, de los que sólo uno tiene función propiamente adverbial en la frase. Éste es el adverbio 'siempre', que es el adverbio de la perennidad, de la eternidad. Tanto el 'hoy' como el 'todavía' nos muestran su condición pasajera. Sólo el 'siempre' nos muestra su carácter de eternidad. En el verso machadiano los adverbios 'hoy' y 'todavía' tienen sendas funciones propiamente sustantivas: 'hoy' funciona como sujeto de la frase y, 'todavía', funciona como predicado. La función adverbial la desempeña, en la frase en cuestión, sólo el adverbio 'siempre'. Ese 'todavía' alude a un tiempo perecedero que, sin embargo, aún dura, pero cuya caducidad está prevista. Llegará. Y aun puede añadirse que 'ya falta poco' para ello. Antonio descubrió una de esas verdades que 'hacen época', aun siendo, como son, eternas: HOY ES SIEMPRE TODAVÍA.

    

     

lunes, diciembre 05, 2016

LA INSCRIPCIÓN DE ALCÁNTARA (BIS)

La acción corrosiva de los temporales sobre la inscripción del templete de Alcántara obligó a renovar la misma en varias ocasiones, tanto en la Edad Media como en la Edad Moderna. La más reciente renovación corresponde al reinado de Isabel II, en el siglo XIX (1859) Los versos más castigados por la erosión correspondían al 4º dístico y la propuesta de corrección que sugirieron Juan Fernández Franco y Gabriel de Castro fue la que actualmente figura en la grabación. Su redacción deja bastante que desear, pues, en el hexámetro se alude al templete de manera impropia como nova templa. No hay más que un solo templo, así que huelga el plural. En cuanto al pentámetro, establece una correspondencia artificiosa presunta entre el puente, por una parte, y el templo, por otra: illic se solvunt, hic sibi vota litant. Parece que con la construcción reflexiva se ha querido significar una oración de pasiva (cuyo enunciado podría haberse expresado con más propiedad escribiendo: illic solvuntur vota, litantur at hic. Pero ¿cómo se podría justificar la traducción de que 'los votos se cumplen 'allí' (en el puente) pero se prometen 'aquí' (en el templo)? La propuesta de Fernández Franco no debería haber sido aceptada. Se ignoró, en cambio, la que había propuesto el humanista portugués André de Resende, quien llevó una escalera al lugar y, subido en ella, restituyó, por el tacto, los caracteres desgastados:     illic se solvit, dis nisi vota litant.
Lo que no sabemos es como resolvió Resende el hexámetro del espúreo nova templa. Si hubiera propuesto, por ejemplo,
qui pontem fecit, Lacer, et templum ipse dicavit
nada habría que objetar. El dístico presentaría una redacción totalmente aceptable. Su traducción castellana sería:

         El que hizo el puente, Lácer, dedicó, él mismo, el templo:
         allí cumplió su voto, si a los dioses no los propician sino
         los votos [cumplidos].



El texto (creo yo) quedaría mejor con la corrección que propongo.




sábado, diciembre 03, 2016

LA INSCRIPCIÓN DE ALCÁNTARA


 Este es el texto latino  que  campea sobre el  dintel del templete de Alcántara, junto al famoso puente sobre el     río  Tajo, ya en el límite con Portugal. Consta de seis dísticos que ocupan sendas líneas a lo largo de dos lápidas yuxtapuestas. El texto dice:

IMP.NERVAE.TRAIANO.CAESARI.AVG.GERM.
DACICO.SACRVM
TEMPLVM.IN.RVPE.TAGI.SVPERIS.ET.CAESARE.PLENVM.
ARS.VBI.MATERIA,VINCITVR.IPSA.SVA
QVIS.QVALI.DEDERIT.VOTO.FORTASSE.REQVIRET.
CVRA.VIATORVM.QVOS.NOVA.FAMA.IVVAT.
INGENTEM.VASTA.PONTEM.QVI.MOLE.PEREGIT.
SACRA.LITATVRO.FECIT.HONORE.LACER
QVI.PONTEM.FECIT.LACER.ET.NOVA.TEMPLA.DICAVIT.
ILLIC.SE SOLVVNT.HIC.SIBI.VOTA.LITANT
PONTEM.PERPETVI.MANSVRVM.IN. SAECVLA. MVNDI.
FECIT.DIVINA.NOBILIS.ARTE.LACER.
IDEM. ROMVLEIS.TEMPLVM. CVM. CAESARE. DIVIS.
CONSTITVIT.FELIX.VTRAQVE CAVSA.SACRI
C.IVLIVS.LACER.H.S.F. ET.DEDICAVIT.AMICO.CVRIO.LACONE.
IGAEDITANO
HVNC. TITVLVM.PROCELLIS.ABRASVM.PHILIPPVS. IV.RENOVARI.
MARMORE.DENVO.INCIDI.ELISABETH.II.DECREVIT

Traducción:

DEDICADO AL EMPERADOR NERVA TRAJANO, CÉSAR AUGUSTO, GERMÁNICO, DACICO

TEMPLO EN LA ROCA DEL TAJO, OCUPADO POR LOS DIOSES Y EL CÉSAR, DONDE EL ARTE ESTÁ SUPERADO POR SU PROPIO CONTENIDO. QUIÉN Y EN VIRTUD DE QUÉ PROMESA LO HIZO,  TAL VEZ PREGUNTARÁ LA CURIOSIDAD DE LOS VIAJEROS A
LOS QUE AGRADA LA FAMA DE LO NOVEDOSO. ESTE ENORME PUENTE, DE VASTAS PROPORCIONES, LO HIZO LÁCER, PARA AQUÉL QUE SE PROPUSIERA OFRECER SACRIFICIOS CON HONOR. LÁCER, EL QUE HIZO EL PUENTE, DEDICÓ TAMBIÉN LOS NUEVOS TEMPLOS. ALLÍ SE CUMPLEN, AQUÍ SE OFRECEN LAS PROMESAS. UN PUENTE QUE HA DE PERMANECER POR TODOS LOS SIGLOS DEL MUNDO, LO HIZO CON ARTE DIVINA EL NOBLE LÁCER. ÉL MISMO EDIFICÓ EL TEMPLO A LOS DIOSES DE RÓMULO Y AL CÉSAR CONJUNTAMENTE, FELIZMENTE CONSAGRADAS UNA COSA Y LA OTRA´

 C. JULIO LÁCER H(IZO) E(STA) C(APILLA) Y LA DEDICÓ A SU AMIGO CURIO LACÓN, DE IDAÑA.
ESTA INSCRIPCIÓN DESGASTADA POR LOS EFECTOS DE LOS TEMPORALES LA MANDÓ RENOVAR FELIPE IV Y GRABARLA DE NUEVO EN MÁRMOL LO DECRETÓ
ISABEL II

_______  

NOTA. Clicar en la imagen para ver el texto del epigrama completo

viernes, diciembre 02, 2016

ÍBAMOS DICIENDO...


   Quedamos en atribuir la autoría de la inscripción sobre el frontis del templete de Alcántara al propio arquitecto que diseñó el puente y la capilla, Cayo Julio Lácer. La     inscripción tendría que ser renovada, inevitablemente, a lo largo de los siglos (desde comienzos del siglo II p. C.) debido al deterioro causado en la misma por los agentes atmosféricos. La última vez que se renovó fue en el año 1859, durante el reinado de Isabel II.

El texto de la inscripción está distribuido en dos lápidas yuxtapuestas. Consta de seis dísticos, cada uno de los cuales ocupa una línea. De esos seis dísticos sólo se han mantenido invariables, a lo largo de las diversas restauraciones, los dos primeros. Sólo en estos primeros dísticos la autoría de Lácer parece más segura. Por el primer dístico (concretamente, el primer pentámetro) se puede deducir que el autor alude a un pasaje de Ovidio (Met. 2.5) en el cual este poeta se refiere al palacio del sol, edificado por Vulcano. Construido con materiales preciosos (oro, plata, marfil y bronce), sobre ese valor material prevalecía el valor artístico de la obra:
                                                 
                               materiam superabat opus


El artista de Alcántara se sitúa en un plano más modesto con relación a Vulcano. Lo que el autor del puente y de la inscripción peralta sobre su propia obra es la ‘divinidad’ de los dioses y del propio emperador (Superis et Caesare plenum) Y a esto es a lo que llama ‘materia’: a la divinidad que preside el templo. Así se explica la paradoja de

                      ars ubi materia vincitur ipsa sua

    Este verso recuerda otro, también de Ovidio, donde también se aplica el tópico del sobrepujamiento:
              
         et tua materia gloria victa sua est  (Her. XVI, 148)

   En este caso el poeta hace prevalecer, sobre la 'fama' de la belleza de Helena, la realidad de su presencia física.

    Con estas previas observaciones podemos acometer ya la tarea de la traducción de la inscripción de Alcántara en estos términos:

Este templo, edificado en la roca del Tajo, habitado por la divinidad de los dioses y del emperador, / donde el arte es sobrepujado por su propio contenido./ Quién y en virtud de qué promesa ofreció construirlo  es, tal vez, lo que indagará / la curiosidad de los viajeros  a quienes gusta la publicidad de lo nuevo./ El que llevó a cabo la construcción de este puente enorme, de vastas proporciones,/ Lácer, lo hizo para quien se propusiera realizar las ofrendas honorablemente./ Un puente que habría de permanecer a perpetuidad por los siglos del mundo,/ lo hizo con arte divina el noble Lácer./ Quien hizo el puente, Lácer, también dedicó el nuevo templo./ Allí cumplió su voto, si a los dioses no los propician sino los votos cumplidos./  Él mismo construyó el templo a los dioses de Rómulo  y al César conjuntamente, / una cosa y la otra, felizmente consagradas.

CAYO JULIO LÁCER HIZO ESTA CAPILLA Y LA DEDICÓ A SU AMIGO CURIO LACÓN, DE IDAÑA. (Esta inscripción, erosionada por los temporales, la mandó renovar Felipe IV,  e Isabel II decretó que se grabase de nuevo en mármol)