martes, abril 25, 2017

FLETÉMONOS PARA LA ETERNIDAD


"Fletémonos para la eternidad". La frase es del inolvidable Francisco Cañamero, el genial 'Nazario Ortiz' (que correspondía al nombre lírico con que él mismo se había rebautizado en su particular Parnaso poético).  Magnífica metáfora esa de 'fletarse', emprendiendo la travesía que nos llevará al más allá.

   Francisco Cañamero, Nazario Ortiz, realizó su soñada travesía al otro mundo, al mundo de los bienaventurados, en el invierno de 1980. Han transcurrido ya 37 años desde el tránsito de nuestro admirado y admirable poeta, libre ya, desde entonces, de la servidumbre del tiempo. Así fue como él definió al hombre en una de sus geniales síntesis poéticas:

Tú, amasado con tiempo, manojo de costumbres...

El tiempo es un ingrediente esencial de la constitución humana y así lo intuyó el poeta y lo expresó con admirable lucidez en su verso. La mayor parte de la obra poética de Francisco Cañamero permanece inédita. Se publicó una pequeña parte en un libro que, hasta el momento, no he podido conseguir: El Dios gozado. Imagino que en él plasmaría el poeta sus vivencias místicas. No sé en qué manos quedaría su legado poético. Parece que quienes nos podrían proporcionar alguna información al respecto serían los del Opus Dei, a cuya congregación perteneció Cañamero en los últimos años de su vida.

            Yo coincidí con él algunos años en el Seminario de Badajoz, aunque, por pertenecer a distintas comunidades (yo a la de los latinos y él a la de los filósofos) no podíamos compartir vivencias con la frecuencia que me hubiera gustado. El esquema fisonómico de su rostro nos da una idea de cuál era su apariencia personal. La caricatura fue muy celebrada y creo que llegó a publicarse en el Chumbi, la revista humorística que solía confeccionarse a mano (no se imprimía) y que se leía en el púlpito del comedor en las festividades más señaladas. El lema de la revista era "humor y poesía cada día" (lo que, según he podido averiguar muchos años después, se inspiraba en el famoso lema juanramoniano de "amor y poesía cada día").


Rescato, en esta caricatura que acompaña a estas líneas, para la posteridad, la figura del admirado poeta que fue Nazario Ortiz: el 'alias' que, entre sus compañeros del Seminario, utilizara un día Francisco Cañamero.
______   

NOTA: De todas las maneras, el barco para ese flete y la fecha de éste ya lo tenemos asignado, aunque no conozcamos ni una cosa ni la otra.